Teléfono: +34 871 95 10 67 - Dirección: Foners, número 7, Piso 3, Puerta 303 - 07006 Palma de Mallorca info@proquoabogados.com

Derecho Administrativo: ¿Qué es y para qué sirve?

El derecho administrativo es el elemento de carácter legal que se encarga de asegurar que todo marche como debería en la Administración Pública. A través de él se establecen los lineamientos que regirán los poderes de este.

Además de su vinculación con todos los aspectos administrativos de los demás poderes del Estado.

Debido a su enfoque, es un derecho de tipo público.

Si te interesa conocer un poco más de él, no pierdas de vista la información que a continuación te traemos.

¿Qué es el derecho administrativo?

El derecho administrativo es el ente encargado de velar por el buen funcionamiento de todo el sistema de Administración Pública de un Estado.

Esto quiere decir que regula lo referente a los servicios públicos y también a la vinculación que se hace con particulares.

derecho administrativoA diferencia de otros tipos de derecho, como el laboral donde el trabajador es el principal beneficiario, en este el protagonismo equivale al interés público sobre el personal.

Con base a todos estos aspectos es que se asume que  el derecho administrativo es uno de los más amplios que existen. 

Además de ello es muy variable, ya que debe adaptarse a todos los cambios sociales que ocurran y que son bastante frecuentes.

Estos pueden venir representados por la inclusión de innovaciones tecnológicas, asuntos económicos, entre otros.

¿Qué funciones tiene el derecho administrativo?

Estando ya entendida la definición del derecho administrativo, vale la pena ahondar  entonces en las funciones que este tiene. 

Y es que al hablar de que regula todas las acciones administrativas del Estado, suena a un campo amplísimo de aplicación.

Por ello, se han establecido ciertas funciones que ayudan a detallar mejor todos los aspectos vinculados a este hecho.

Dentro de ellas tenemos:

  1. La organización general de toda la administración pública, sus entes adscritos y validez de organigramas y objetivos de funcionamiento.
  2. La regulación de la prestación de servicios públicos, sus procedimientos y demás elementos vinculantes.
  3. La activación del elemento jurisdiccional a través del cual se ejerce la justicia administrativa en determinados casos.
  4. El procedimiento para la ejecución de los actos administrativos y su pertinente diferenciación con los actos realizados por el gobierno.
  5. El establecimiento de las ordenanzas y demás disposiciones para la redacción, firma y cumplimiento de contratos de índole administrativa. Estos tienen que ver con tres áreas básicas: los servicios públicos, los suministros y las obras públicas.
  6. Las funciones ejercidas por toda la administración pública, tanto en relación mutua con distintos órganos como a razón de los particulares.
  7. Las acciones permitidas y no permitidas por parte de los cuerpos de seguridad del Estado, en especial de la policía.
  8. La administración y control de todos los espacios y demás elementos vinculados al dominio público.
  9. El establecimiento de la propiedad privada que guarde relación con asuntos administrativos.
  10. Su jurisdicción solo va encaminada a lo nacional, pues para regir los aspectos administrativos internacionales se encarga el derecho internacional público.

Con todos estos elementos ya destacados, es mucho más fácil darse cuenta hasta dónde puede llegar el derecho administrativo.

Y no solo eso, sino también dar un esquema más provechoso acerca de las ventajas de disponer de un mecanismo legal que facilite un tratamiento semejante a todos los casos.

¿Qué características tiene el derecho administrativo?

Para comprender mejor todo el funcionamiento del derecho administrativo, hace falta fijarse en las características específicas que posee.

Cada rama del derecho tiene una función que cumplir en la sociedad y conocer sus características hace que se entienda con mayor facilidad el enfoque.

En el derecho administrativo tenemos las siguientes:

  1. Es común porque se relaciona con todos los aspectos y las actividades que van ligadas a la administración pública. De esta forma no solo se enfoca a lo nacional o municipal, sino también a lo que tiene que ver con los aspectos tributarios, de servicios, etc.
  2. No está supeditado a ningún otro tipo de derecho, es la base del derecho público y esto le confiere una característica de autonomía.
  3. Aunque es común a todas las áreas de la sociedad, su implementación es de carácter local. Quiere decir que cada país será garante de lo que ocurra en su jurisdicción y entre uno y otro pueden manejar políticas totalmente diferentes.
  4. Siempre será el derecho que domine en cualquier ente de carácter estatal, aún cuando exista algún fundamento privado.

Estas características nos hacen valorar entonces que el derecho administrativo está contemplado como un método de organización para el sector público.

Por ende arropa a todos los trámites y acciones que estos ejecuten.

¿Qué tipos de derecho administrativo hay?

Ya que tiene una gran amplitud en materia de alcance, se ha visto la necesidad de seccionar el derecho administrativo según el área en que aplique.

Aunque se trata de una sola rama, estas subdivisiones facilitan el orden dentro del propio derecho y también las acciones que deba tomar un particular con respecto a él.

El derecho administrativo se divide en:

  1. Derecho administrativo funcional: establece todos los actos de funcionamiento que rige a la administración pública. Es decir, formas de llevar a cabo los procedimientos y demás actos en los que tenga influencia.
  2. Derecho administrativo orgánico: se refiere a la normativa en sí que rige la organización administrativa.
  3. Derecho procesal administrativo: establece las características de tipo jurisdiccional para evitar actos mal hechos o carentes de todo tipo de moralidad y ética con respecto a lo que debería ser o está reflejado en las normativas.
  4. Responsabilidad del Estado: son los elementos de reparación que tiene a bien establecer el Estado cuando ha ejecutado algún acto que ha perjudicado a otro ente o un particular.
  5. Derecho municipal: tiene un carácter aún más local y se basa en la municipalidad y en todas las organizaciones que hacen vida dentro de ella.
  6. Derecho ambiental: recoge todas las disposiciones vinculadas al cuidado del medio ambiente como principal responsable de que esto sea así dentro de cada país. Por esta razón, muchos gobiernos convienen crear un Ministerio dedicado a esta materia o, por lo menos, una fundación.
  7. Derecho urbanístico: está muy vinculado al anterior, en cuanto al tema que tiene que ver con el aprovechamiento del espacio y de los recursos, pero también se orienta a la planificación urbana y a los métodos de construcción de todo tipo de edificaciones y obras.
  8. Derecho vial: como su nombre mismo lo indica, se refiere a regular todo lo que tiene que ver con el tránsito, incluyéndose las disposiciones administrativas para conducir, pero también en la construcción de nuevos caminos.
  9. Derecho aduanero: está orientado a regular el sistema de importaciones y exportaciones que se hacen un país. Solo vinculado a los procesos administrativos que se siguen y no muy enfocado a la materia mercantil o internacional.
  10. Derecho migratorio: establece todos los procesos que deben seguirse en la materia migratoria.
  11. Contratación pública: una de las áreas en que el derecho administrativo hace mayor énfasis es en la que guarda relación con la adquisición de bienes y servicios. Con estos procedimientos claros se asegura que la inversión de dinero ha sido hecha con el mejor candidato, pero además se evitan los fraudes.

¿De qué se encarga un abogado administrativo?

Pues bien, a la hora de existir cualquier problema de índole administrativo al que haga falta hacerle frente, la forma más idónea es con un abogado especialista.

Son ellos los que conocen cada uno de los puntos que la legislación vigente sienta como bases para el desarrollo del derecho administrativo.

En este sentido, pueden ayudarte en asuntos netamente procesales, pero también en aquellos orientados a lo contencioso.

 Un abogado administrativo, entonces, te ayudará a: 

  1. Emitir reclamaciones ante organismos de la administración pública.
  2. Tramitar expedientes de cualquier índole.
  3. Gestionar las contribuciones pertinentes cuando el Estado haya afectado algún bien de propiedad privada.
  4. Asistir en la elaboración de contratos administrativos por razón de la prestación de un bien o servicio.
  5. Asesorar en el camino apropiado para hacerse acreedor de licencias y autorizaciones.

Para funcionar, el derecho administrativo necesita de la influencia de otras áreas del derecho.

No significa que las tome como bases, sino que le ayudan a complementar lo dispuesto en su base legal.

De esta forma, establece relación con el derecho internacional, el mercantil, el constitucional, incluso el penal.

Para finalizar, queremos decirte que en nuestro país, las principales leyes vinculadas al derecho administrativo son:

Con toda esta información en puerta, entender qué es y cómo funciona el derecho administrativo se hace mucho más fácil. Incluso su ámbito de aplicación y disposiciones más generales se aclaran.

Aunque para trabajar con ella, sea como abogado o como particular, hay que tomar en consideración toda la materia legal de dominio público.

Si tienes algún trámite que adelantar ante la Administración Pública, ten en cuenta todos los puntos vistos aquí.

Pin It on Pinterest