Teléfono: +34 871 95 10 67 - Dirección: Foners, número 7, Piso 3, Puerta 303 - 07006 Palma de Mallorca info@proquoabogados.com

El Contrato de Compraventa de Moto: [Consejos y Puntos Importantes]

    

En términos generales, un  contrato de compraventa de moto  es semejante al contrato de cualquier otro vehículo.

En este artículo te decimos cuáles son los puntos más importantes a tener en cuenta a la hora de realizar un contrato de compraventa por una motocicleta.

    

¿Para qué sirve un contrato de compraventa de  moto?

Ya sea que desees comprar una motocicleta, o estés vendiendo una, este tipo de contrato te permitirá establecer las condiciones necesarias para que la compraventa se realice de la forma más eficaz.

Cuanto más rigurosos seamos a la hora de redactarlo, más clara será la transferencia y se minimizarán los problemas para ambas partes.

    

¿Qué debe tener un contrato de compraventa de motocicleta?

Estos son los aspectos que nunca deben faltar en un contrato de compraventa de motocicleta:

  1. Día, fecha y hora en la que se firma el contrato, lo que servirá para eximir de responsabilidad al comprador en caso de que existiesen multas anteriores y al vendedor si estas multas fuesen posteriores
  2. Detalles del comprador y del vendedor, así como de sus representantes, en el caso de haberlos: nombres, apellidos, DNI de ambos, etc
  3. Datos y características de la motocicleta: marca, modelo, matrícula, color, cilindraje, potencia, número de bastidor, etcétera.
  4. Descripción del estado del vehículo que servirá como referencia en caso de reclamaciones o para demostrar si existen vicios ocultos.
  5. Accesorios: llantas y demás.
  6. Documentación necesaria del vehículo: ficha técnica, permiso de circulación, ITV, seguro vigente, pago de impuestos, tasas y demás.
  7. El vendedor deberá declarar que el vehículo está libre de cargas de forma que, en caso de haberlas, el comprador pueda reclamar su pago.
  8. El comprador debe llevar a cabo el cambio de titularidad de la moto.
  9. El precio de la compraventa debe figurar en el contrato incluyendo además el 4% del Impuesto de transmisiones patrimoniales, que siempre recaerá sobre el comprador.
  10. La forma de pago: precio y condiciones de pago para el vehículo.
  11. Saneamiento por evicción: cómo van a hacer frente a posibles defectos del vehículo.
  12. Cláusulas extra: lugar de competencia judicial en caso de controversia, etc.
  13. Firma de las partes: esta deberá encontrarse en todas las páginas del contrato.

    

Puntos importantes a tener en cuenta

Estos son los aspectos en los que debes fijarte antes, durante y posterior a firmar el contrato de compraventa.

Previo al contrato

  1. Se debe acreditar de que el vendedor es, en realidad, el legítimo propietario del vehículo y no un intermediario. Esto es muy importante, ya que si después hay algún problema y el propietario no aparece en el contrato no tendrás a quien reclamar.
  2. Puedes acreditar que el vendedor es el propietario a través del DNI del vendedor, el permiso de circulación a nombre del vendedor o la tarjeta de inspección técnica de Vehículos.
  3. Se debe acreditar que el vehículo está libre de cargas y no existe ningún crédito pendiente sobre la moto. Esta información aparece en el informe de titularidad.
  4. Recuerda que si hay cargas pendientes no podrás cambiar de titularidad la moto si no pagas antes el préstamo (por ejemplo, multas).
  5. Declaración del vendedor del estado real de la motocicleta. Si el vehículo tiene algún tipo de defecto o irregularidad, es importante hacerlo constar en el contrato, para que no existan problemas posteriores a la operación de compraventa. Para comprobar el estado del vehículo en cuestión, cualquiera de las partes puede solicitar la revisión por un especialista o perito.
  6. El comprador deberá pedir que el vendedor corra con los gastos del impuesto de circulación, el cual es imprescindible para que la moto pueda circular.
  7. Si el contrato de compraventa se firma antes de esto, será necesario que ambas partes acuerden quién pagará o si se dividirán el gasto.

    

Durante el contrato

Es importante,  firmar dos copias del contrato,  una para cada una de las partes. Preferiblemente los contratos deberán firmarse en persona para prevenir que pudiera suscitarse alguna estafa.

El intercambio de dinero y del vehículo sólo deben realizarse una vez que las dos partes se hayan mostrado conformes con el contrato de compraventa y lo hayan firmado.

Además, es importante que el comprador no libere el pago sino hasta que haya revisado el vehículo y se haya asegurado de su buen estado y correcto funcionamiento.

Papeles que deberán  presentar ambas partes,  además del contrato:

Tanto comprador como vendedor deben quedarse una copia del contrato junto con una fotocopia del DNI, NIE o pasaporte de la otra persona.

Finalmente, es necesario saber que la compra o venta de un vehículo no concluye con el contrato de compraventa. Además, se requiere hacer una serie de gestiones en la Jefatura de Tráfico para acreditar el cambio de titularidad.

    

Posterior al contrato ¿Qué impuestos se pagan?

El comprador cuenta con un plazo de 15 días hábiles para efectuar el cambio de nombre del vehículo y notificárselo así al vendedor. Este detalle puede especificarse en el contrato, si así se juzga conveniente.

El cambio se puede hacer el cualquier Jefatura de Tráfico, con cita previa y pagando la tasa correspondiente.

Así mismo, el vendedor también pueden rellenar una notificación de venta y presentarla en la Dirección General de Tráfico.

También se deberá pagar  el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales  de la moto a través del Modelo 630 de Hacienda. La cuantía del impuesto ronda el 4% del valor de la moto, pero el porcentaje concreto dependerá de cada comunidad autónoma.

El comprador tendrá hasta 6 meses de garantía para reclamar al vendedor por vicios ocultos o cualquier otro problema que no hayan sido debidamente informados.

    

Algunas recomendaciones

  1. Aclarar siempre quién paga qué. El impuesto de transmisión de bienes y las tasas de venta de una moto de la DGT suele pagarlos el comprador, al igual que los gastos de gestoría, si la compra se realiza mediante una. Por su parte, el vendedor usualmente se hace responsable por el impuesto de circulación municipal del año en curso.
  2. Por supuesto, estos gastos siempre se pueden negociar. A su vez, también es importante que se fije si la ITV está a punto de caducar y, si es así, se puede realizar una rebaja proporcional a su coste en el precio del vehículo.
  3. Recordemos que en un contrato de compraventa entre particulares no existe obligación de garantizar la cosa vendida, pero sí existe responsabilidad del vendedor por los vicios ocultos que se tengan. En ese sentido, lo propio siempre es aclarar todos estos puntos en el contrato para evitar problemas futuros.
  4. No se consideran vicios ocultos las abolladuras, la pintura en mal estado o la suciedad en las vestiduras, dado que tales desperfectos son visibles a simple vista.
  5. Además, es indispensable que el vicio oculto exista de manera previa a la compraventa y que el comprador pueda demostrar que el vendedor conocía este vicio oculto. Como ya hemos mencionado, el plazo para reclamar por vicios ocultos, entre particulares, es de seis meses desde la entrega del vehículo. De un año en caso de que la compra se realice con concesionarios.
  6. De igual forma, es indispensable que conste en el contrato el kilometraje que figura en el cuentakilómetros al momento de la compra, ya que si, luego de la operación de compraventa, resulta que dicha cantidad era falsa, el comprador puede hacer una reclamación por el engaño.

Pin It on Pinterest