Teléfono: +34 871 95 10 67 - Dirección: Foners, número 7, Piso 3, Puerta 303 - 07006 Palma de Mallorca info@proquoabogados.com

El Contrato de Permuta: [Características, Tipos y Puntos Importantes]

    

En general,  el contrato de permuta  es muy similar al contrato de compraventa, ya que consiste en un acuerdo entre dos partes, cuyo fin es hacer un intercambio de prestaciones para conseguir un beneficio.

Teniendo esto en cuenta, podemos decir que la principal diferencia entre la permuta y la compraventa es que en la compraventa existe precio y en la permuta no. Es decir,  la permuta es un intercambio de cosas sin precio. 

Cabe también un tipo de permuta con entrega de dinero, por ejemplo, cuando alguien compra un vehículo nuevo a cambio de su vehículo usado y una parte restante en dinero.

    

¿Qué es el contrato de permuta?

El contrato de permuta es aquel por el cual cada uno de los contratantes se obliga a dar una cosa para recibir otra.

En estos casos, cuando la adquisición de una cosa consiste en una parte en dinero y otra parte en otra cosa, se definirá si el contrato es permuta o compraventa por la intención manifiesta de los contratantes.

Ahora bien, si esta intención no es clara o no consta por escrito, el contrato se considerará como permuta, siempre que el valor de la cosa dada en parte exceda al del dinero o su equivalente.

    

Características del contrato de permuta

Entre  las principales características que definen al contrato de permuta  podemos encontrar las siguientes:

Consensual

Ya que las partes se obligan a transmitirse las respectivas cosas objeto del contrato. Por tanto, para su formalización, se requiere de la voluntad explícita de las partes contratantes.

Oneroso

La prestación de cada una de las partes es causa de la correspondiente contraprestación. Ambas partes obtienen obligaciones y ventajas económicas recíprocas.

Bilateral y recíproco

Porque engendra derechos y obligaciones para ambas partes; en este caso, entregar una cosa o derecho por otro.

    

Traslativo de dominio

Se consuma cuando se entrega la cosa. Esta entrega supone la transmisión de la propiedad de lo permutado.

¿Cómo se formaliza?

El Código Civil, en su artículo 1538, dedica solamente cuatro artículos a regular la permuta.

En todo lo demás relativo al contrato de permuta, el Código Civil se remite a las normas reguladoras del contrato de compraventa, tal como dispone el artículo 1541 del Código Civil, siempre y cuando las disposiciones de dicho artículo puedan ser aplicadas a la permuta, dadas las diferencias que pueden existir entre ambas formas de contrato; por ejemplo, no será posible aplicar las normas de la compraventa relativas al precio, porque en la permuta no existe.

Según el artículo 1278 del Código Civil, no se necesita ningún tipo especial de forma para el contrato de permuta. Para su realización únicamente se requiere de la capacidad suficiente de las partes contratantes, su voluntad manifiesta y el acuerdo de las cosas a intercambiar.

    

¿A qué se obligan las partes?

Las obligaciones de las partes en un contrato de permuta son las siguientes::

  • Transferir la propiedad de las cosas o derecho permutados.
  • Entregar la cosa, para que se perfeccione dicha transferencia de la propiedad.
  • Responder por los vicios ocultos.
  • Garantizar una posesión pacífica.
  • Responder en caso de evicción.
  • Pagar la parte que corresponda por Ley de los gastos de escritura y registro, excepto en aquellos caos que se pacte lo contrario.
  • Pagar los impuestos que correspondan por Ley.

Puntos importantes a tener en cuenta

Entre  los puntos más importantes  que se deben destacar encontramos los siguientes:

Permuta de la cosa ajena

Ocurre cuando una de las partes se compromete a entregar una cosa que, en el momento en que se perfecciona el contrato aún no es de su propiedad, sino de alguien más.

Si el permutante lograra adquirir la propiedad antes del plazo acordado para su entrega, esta situación no supondrá mayor problema, toda vez que para esta fecha la cosa ya será suya.

En caso contrario, el permutante puede optar por dos cosas:

  • Puede decidir no entregar la cosa, incurriendo en un incumplimiento por falta de entrega.
  • Puede decidir entregarla, a pesar de no ser su propietario. En este caso, la parte adquiriente se arriesga a que el verdadero propietario la reclame posteriormente. Si se logra acreditar que la cosa recibida no es de quién la entrego, el adquiriente no estará obligado a entregar la cosa que ofreció a cambio, bastando con la devolución de la cosa recibida para la resolución del contrato.

    

Saneamiento por evicción

Se dice que hay evicción de una cosa, cuando el dueño de esa cosa es privado del todo o parte de ella, por sentencia judicial.

En el supuesto de que la parte adquirente perdiese por evicción la cosa recibida en permuta, podrá optar por una de las siguientes alternativas:

  • Recuperar la que dio en cambio.
  • Reclamar la indemnización de daños y perjuicios.

    

Derecho de recuperación de la cosa entregada

De acuerdo al punto anterior, si el adquirente decidiera recuperar el bien que entregó a cambio, esto sólo podrá hacerlo siempre y cuando la cosa esté aún en poder del otro permutante. Por lo tanto, si este ya no la tiene, ya no la podrá recuperar.

Dicho de otra forma, si el bien que ya fue entregado por la parte afectada se encuentra ahora en poder de un tercero de buena fe, el afectado solamente puede elegir la indemnización por los daños y perjuicios sufridos.

Y es que la legislación protege al tercer adquirente de buena fe, por lo que el contratante perjudicado habrá de acudir a la vía indemnizadora para quedar indemne del perjuicio recibido.

    

Permuta de cosa futura

Se trata de un contrato atípico, porque en el momento de formalización del contrato una de las cosas a entregar a cambio existe, pero la otra no. Existirá posteriormente, cuando se construya.

Este tipo de contrato ha cobrado gran relevancia, sobre todo, en el ámbito inmobiliario. Por ejemplo, es muy común que, a cambio de un solar, una constructora permute viviendas que aún no existen, pero que se obliga o compromete a construir en dicho solar.

En estos casos, una de las partes cumple con la entrega en el momento de formalizarse el contrato, pero queda pendiente de que la otra parte cumpla cuando termine la construcción.

    

Término del contrato de permuta

El contrato de permuta se extingue por las mismas causas propias de los contratos de compraventa:

  • Si hay existencia de vicios ocultos.
  • Si una de las partes no entrega la cosa acordada en el plazo convenido.
  • Si una de las partes entrega una cosa diferente a la pactada.
  • Si hay mutuo acuerdo entre las partes.

Tipos de contrato de permuta

Dentro de la permuta,  podemos encontrar algunas variaciones de contratos.  Algunos de los más comunes son los siguientes:

Permuta de viviendas o inmuebles

Ocurre cuando se intercambian propiedades —viviendas, terrenos, locales, etc.— con valores comerciales equivalentes. Este proceso puede darse entre particulares, al igual que un contrato de compraventa, y es relativamente sencillo, si no hay hipotecas pendientes en las viviendas.

Requisitos de contratos de permutas de vivienda e inmuebles:

  • Que los inmuebles sean de valor equivalente. Si el valor de los inmuebles no es idéntico, se puede entregar dinero hasta alcanzar la equivalencia.
  • En el contrato se deberá reflejar el valor de los inmuebles.
  • Entrega de los bienes. Esto puede ser de forma simbólica, dando las llaves en el acto de la firma del contrato.
  • Entrega mutua los documentos relativos a la propiedad del inmueble que cada una de las partes transfiere.
  • De haber una hipoteca, la entidad financiera tendrá que aprobar una nueva en nombre del nuevo titular.
  • Los recibos debidamente cancelados por concepto de agua potable y energía eléctrica hasta la fecha de celebración del contrato.
  • El comprobante del pago del último Impuesto previo a la fecha del contrato.

    

Además, ambas partes deberán:

  • Acudir al notario para formalizar la correspondiente escritura en el Registro de la Propiedad.
  • Responder en caso de que la propiedad presente vicios ocultos, defectos de construcción, estéticos,  y demás.

Permuta de muebles

El concepto es el mismo que el anterior, con la particularidad de que los muebles pueden ser llevados al lugar de la entrega.

Así mismo, no se requiere de que el titular se encuentre inscrito en el Registro de la propiedad, salvo que así lo determinen las partes interesadas.

Pueden intercambiarse:

  • Todo aquello que pueda venderse: vehículos, animales, muebles, productos de un comercio, material de trabajo, etcétera
  • También puede intercambiarse una cosa a cambio de un servicio o un derecho, siempre y cuando el valor de ambos sea equivalente o cercano.

Permuta de derechos y servicios

Consiste en la permuta de derechos reales o personales, como el derecho de usufructo, de crédito, de sucesión hereditaria, etcétera.

Así mismo, es posible el intercambio de servicios, siempre y cuando estos sean equivalentes.

Pin It on Pinterest