Teléfono: +34 871 95 10 67 - Dirección: Foners, número 7, Piso 3, Puerta 303 - 07006 Palma de Mallorca info@proquoabogados.com

Contrato de Compraventa de Vehículos: Concepto, Tipos, Puntos Importantes

 

Tarde o temprano, muchos de nosotros nos veamos con la necesidad de adquirir un vehículo o, si ya contamos con uno, es probable que en algún punto debamos cambiarlo.

Ahora bien, el proceso de adquisición de un automóvil puede terminar siendo bastante complejo si desconocemos lo que se debe hacer.

Y cuando las dudas surgen, inevitablemente, solemos acudir a los amigos, o familiares, y muy pocas veces a un experto que nos pueda asesorar con pleno conocimiento.

Así mismo, es común que utilicemos  contratos de compraventa que nos comparten nuestros conocidos,  o aquellos que abundan en diferentes sitios de Internet. Sin embargo, muchos de estos contratos  pueden esconder cláusulas abusivas u omitir datos de relevancia,  lo que pone en riesgo nuestra inversión.

Es por eso que, es  importante que nos informemos con certeza y todo detalle  acerca de los pormenores que implica la adquisición de un vehículo.

En el caso del contrato de compraventa, es imprescindible que contemos con uno que se ajuste a nuestros intereses más específicos. De esta manera evitaremos que surjan problemas de cualquier índole en el futuro.

En este artículo compartimos todo lo relacionado con este tipo de contratos, de modo que te sientas más tranquilo y te sea, igualmente, más sencillo adquirir el coche que deseas.

Así que no nos demoremos más y comencemos a analizar en qué consiste el contrato de compraventa de un vehículo.

 

¿Qué es un contrato de compraventa?

El contrato de compraventa es un contrato consensual, en el cual, uno de los sujetos —vendedor— acuerda con otro —comprador— la entrega pacífica de la posesión de una cosa comerciable, y cuya obligación para el comprador consiste en pagar por ella un costo determinado.

 

De manera práctica,  cuando dos personas se ponen de acuerdo en cosa y precio, se establece entonces un contrato de compraventa. 

Esto ocurre aunque no haya entrega de cosa ni costo definido, ya que lo que genera el contrato es la obligación del vendedor de entregar la cosa y del comprador pagar el precio.

Se dice que la entrega del bien es pacífica porque el comprador no se hace propietario de la cosa comprada cuando paga por ella, sino hasta cuando se la entregan.

Entre las características del contrato de compraventa encontramos que es:

Bilateral

Porque engendra derechos y obligaciones para ambas partes.

Oneroso

Lo que quiere decir que ambas partes tienen obligaciones y ventajas económicas recíprocas.

Conmutativo

Genera obligaciones y cargas contractuales equivalentes y recíprocas entre las partes.

 

Consensual

Para formalizarlo, se requiere de la voluntad explícita de las partes contratantes, es decir, la manifestación del consentimiento.

Principal

El contrato de compraventa existe por sí solo, pues no depende de otro contrato.

Contrato de compraventa de un vehículo

El contrato de compraventa de un vehículo se utiliza siempre que se quiere vender un vehículo a un particular o, por el contrario, cuando se quiere comprar un coche a un particular.

Cuando es este el caso, una de las dudas más recurrentes que surgen es, precisamente, el cómo debe ser el contrato y cuáles son sus características.

Este contrato de compraventa, en específico, establece pactos para garantizar y  justificar la transmisión del vehículo. 

De esta manera, las partes interesadas se aseguran de que la operación se realice de forma correcta, dejando en claro las condiciones del auto y las responsabilidades de cada parte.

Así, el contrato  nos permitirá evitar sorpresas desagradables posteriores a la compraventa del vehículo,  aportando, a su vez, seguridad para las partes contratantes.

Este documento también es conocido como «contrato de compraventa de vehículo usado entre particulares» o «contrato de compraventa de vehículo de ocasión entre particulares».

 

Particular o concesionario

Primero que nada, debemos diferenciar el sujeto al que se le comprará el vehículo, ya que  si realizamos la compra a una empresa o empresario,  sin importar si el vehículo es nuevo o usado, nos veremos en la necesidad de realizar un contrato de compraventa mercantil.

Por el contrario, si la operación  se realiza entre dos particulares, el contrato de compraventa del coche usado es un contrato civil. 

Por supuesto, existen diferencias legales entre ambos tipos de contrato, en específico, aquellas concernientes a las garantías.

La única obligación que tiene un particular es la de entregar el vehículo sin ningún tipo de carga, gravamen o defecto oculto, mientras que las compras a concesionarios suelen ofrecer una garantía más amplia; así mismo, el vendedor es totalmente responsable tanto del estado como de las cualidades del coche en cuestión.

 

De igual forma, si existen desperfectos en el vehículo adquirido, también hay diferencias para las reclamaciones:

En el primer caso, uno cuenta hasta con seis meses para interponer una demanda judicial con el objetivo de arreglar los desperfectos sin coste o de devolver el producto.

No obstante, para que se pueda hacer uso de esta garantía, siempre tiene que haber una denuncia de por medio, además de la obligación por parte del comprador de probar que el defecto del coche era anterior a la compra.

Además, el comprador no tiene derecho a reclamar por fallos que estén a la vista en el momento de la compra, ya que el vendedor solamente tendrá obligación de actuar, en caso de que existan defectos ocultos.

En el segundo caso, adquiriendo el vehículo con un concesionario, la garantía suele ser de al menos un año y, en caso de haber desperfectos previos a la adquisición uno puede elegir entre las siguientes tres opciones:

  • Reparación gratuita de los defectos.
  • Devolución del precio íntegro pagado.
  • Sustitución del coche por otro de las mismas características.

 

¿Cómo hacer un contrato de compra venta de coche?

La compra o venta de un coche o cualquier otro vehículo puede implicar una cuantiosa inversión y un riesgo para las partes interesadas. Por lo mismo,  es importante redactar un contrato con una base legal que lo valide. 

El contrato puede redactarse libremente, por lo que cada en cada caso se considerará lo que es oportuno incluir en el.

Por supuesto, hay ciertos datos importantes que no deberán faltar, como el nombre completo de las partes interesadas, así como los datos del vehículo que se va a transferir y las firmas que validan el contrato, entre otras cosas.

Cuanto más rigurosos seamos a la hora de redactar nuestro modelo de contrato, más clara será la transferencia y se minimizarán los problemas para ambas partes.

 

Elementos esenciales de un contrato de compraventa de un coche

 Los elementos obligatorios  para que el contrato de compraventa de un vehículo sea válido son:
  • Que el objeto del mismo sea cierto,
  • Que exista consentimiento entre las partes que intervienen
  • Que existan obligaciones a cumplir
  • Que el cumplimiento del contrato no quede sujeto al arbitrio de una de las partes.
Ahora bien, entre los datos que no pueden faltar encontramos los siguientes::
  • Detalles del comprador y del vendedor, así como de sus representantes, en el caso de haberlos: nombres, apellidos, DNI de ambos, etc.
  • Datos y características del vehículo: marca, modelo, matrícula, número de chasis, kilometraje, etc.
  • Descripción del estado del vehículo: chapa y pintura exterior, tapicería e interior, motor, etc.
  • Documentación necesaria del vehículo: ficha técnica, permiso de circulación, ITV, seguro vigente, pago de impuestos, tasas y demás.
  • Accesorios: radio, llantas, ruedas de refacción, y demás.
  • La forma de pago: precio y condiciones de pago para el vehículo.
  • Saneamiento por evicción: cómo van a hacer frente a posibles defectos del vehículo.
  • Cláusulas extra: lugar de competencia judicial en caso de controversia, etc.
  • Firma de las partes: esta deberá encontrarse en todas las páginas del contrato.

Si el vehículo  tiene algún tipo de defecto o irregularidad,  es importante hacerlo constar en el contrato, para que no existan problemas posteriores a la operación de compraventa.

Para comprobar el estado del vehículo en cuestión, cualquiera de las partes puede solicitar la revisión por un especialista o perito.

Es importante, firmar dos copias del contrato, una para cada una de las partes.

 

¿Qué aspectos cubre el contrato?

Puntos importantes a tener en cuenta::
  • Identificación de las partes del contrato.
  • Detalles del vehículo que se vende.
  • Precio y condiciones de la venta.
  • La fecha y lugar de la entrega del vehículo.
  • La revisión del estado del vehículo y las garantías.
  • La entrega de la documentación del vehículo al comprador.
  • La obligación de realizar el cambio de titularidad en la Jefatura de Tráfico.
  • Protección de datos personales.
  • Elección del juzgado o tribunal en caso de conflicto.
  • Sujeción a Ley Española.

Finalmente, es necesario saber que la compra o venta de un vehículo no concluye con el contrato de compraventa. Además, se requiere hacer una serie de gestiones en la Jefatura de Tráfico para acreditar el cambio de titularidad.

¿Qué puntos importantes debo tener en cuenta?

Siempre que queramos comprar o vender un vehículo es importante realizar un contrato específico y que considere, de manera rigurosa, todos los aspectos que consideremos esenciales para que la operación sea los más sencilla posible.

Debemos tener en especial consideración los vicios ocultos del vehículo, ya que estos pueden generar problemas innecesarios para cualquiera de las partes.

Así mismo, debemos asegurarnos que toda la documentación se encuentre en regla y que la entrega de esta se de manera efectiva.

 

¿Qué documentación se le debe entregar al comprador?

Puntos a considerar antes y después de la compraventa de un vehículo

Para el vendedor

Nunca hacer entrega del vehículo sin tener a mano el contrato de compraventa —si es entre particulares— o la factura —si se realiza la venta a una empresa de compraventa—. De hacerlo, de buena fe, y no tener un contrato, no se podrá reclamar nada.

El contrato debe hacerse por duplicado, con la firma original de vendedor y comprador en cada copia, una para cada uno.

Es importante, además, contar con una fotocopia del documento de identidad del comprador —DNI o CIF, según corresponda—.

Es importante especificar en el contrato la hora y minuto en que se entregará el vehículo, de modo que se eviten posibles multas hasta que se complete el cambio de titularidad.

Indicar al comprador que, antes de 15 días, remita una copia del permiso de circulación donde conste que ya está a su nombre.

Para el comprador

Nunca dar un adelanto o el pago total del vehículo sin tener a mano el contrato de compraventa. De hacerlo de buena fe, y no tener un contrato, no se podrá reclamar nada.
  • El contrato debe hacerse por duplicado, con la firma original de vendedor y comprador en cada copia, una para cada uno.
  • El comprador deberá asegurarse que el vendedor es, en realidad, el propietario del auto y no un intermediario. De lo contrario, no podrá hacer las reclamaciones pertinentes.
  • Revisar el estado del vehículo, de preferencia con la asistencia de un perito.
  • Solicitar el Historial del vehículo en la oficina de Tráfico; de esta manera, se podrá verificar que el vehículo en cuestión no tenga alguna carga, pueda ser embargado, o tenga reserva de dominio por otra persona.
  • Aunque resulte obvio, es importante que el comprador pruebe el vehículo para asegurarse de que es confiable y le resulta conveniente.
  • Una vez comprado el coche, se debe realizar el cambio de nombre.

Algunas recomendaciones

Aclarar siempre quién paga qué.

El impuesto de transmisión de bienes y las tasas de venta de un coche de la DGT suele pagarlos el comprador, al igual que los gastos de gestoría (en caso de necesitar una).

Por su parte, el vendedor usualmente se hace responsable por el impuesto de circulación municipal del año en curso.

Por supuesto, estos gastos siempre se pueden negociar. A su vez, también es importante que se fije si la ITV está a punto de caducar y, si es así, se puede realizar una rebaja proporcional a su coste en el precio del vehículo.

Recordemos que en un contrato de compraventa entre particulares  no existe obligación de garantizar la cosa vendida,  pero sí existe responsabilidad del vendedor por los vicios ocultos que se tengan. En ese sentido, lo propio siempre es aclarar todos estos puntos en el contrato para evitar problemas futuros.

 

No se consideran vicios ocultos las abolladuras, la pintura en mal estado o la suciedad en las vestiduras, dado que tales desperfectos son visibles a simple vista.

Además, es indispensable que el vicio oculto exista de manera previa a la compraventa y que el comprador pueda demostrar que el vendedor conocía este vicio oculto.

Como ya hemos mencionado, el plazo para reclamar por vicios ocultos, entre particulares, es de seis meses desde la entrega del vehículo. De un año en caso de que la compra se realice con concesionarios.

Cuando se hace la compra a una empresa y no a un particular, se debe prestar particular atención a que en el contrato conste la transferencia de la propiedad del coche de dicha empresa al nombre del comprador.

En caso de que figurara el nombre del anterior propietario, el comprador no tendrá derecho a garantía alguna, pues la ley considera como «una venta entre particulares». En tal sentido, recordemos que sólo los coches vendidos por empresas cuentan con garantía.

 

De igual forma, es indispensable que conste en el contrato el kilometraje que figura en el cuentakilómetros al momento de la compra, ya que si, luego de la operación de compraventa, resulta que dicha cantidad era falsa, el comprador puede hacer una reclamación por el engaño.

Pin It on Pinterest