Teléfono: +34 871 95 10 67 - Dirección: Foners, número 7, Piso 3, Puerta 303 - 07006 Palma de Mallorca info@proquoabogados.com

Derecho Laboral: ¿Qué es? ¿Para qué sirve y cómo puede ayudarnos?

Uno de los derechos fundamentales de los  seres humanos es el de trabajar  y esta vinculación entre el trabajador y el empleador la regula el derecho laboral.

También puede tratar asuntos relacionados al trabajo independiente y a todas las demás modalidades existentes.

Debido a su importancia, ciertas cosas de este derecho se establecen de forma general en la Constitución, mientras otras se trabajan a través de lo particular.

En España, la principal ley que regula el derecho laboral es el Estatuto de los Trabajadores y de allí se desprenden reglamentos para puntos más específicos.

Si te interesa conocer un poco más de este tema, te invitamos a que continúes a leyendo porque hablaremos de todo lo que se incluye aquí.

¿Qué es el derecho laboral?

El derecho laboral es la rama del derecho que se encarga de regular todo lo que involucra el proceso de trabajo.

Para que una actividad sea considerada como tal, debe cumplir al menos la prestación de un servicio y la obtención de una retribución por tal función.

Quiere decir que aunque en la mayoría de los casos se piense que va orientado a la relación entre una empresa y sus empleados, también involucra ciertos aspectos de los independientes y autónomos.

Además, el derecho laboral también plantea todos los asuntos que  están relacionados a la actuación del Estado  ante el reconocimiento de los trabajadores.

Por ejemplo:
Esto se evidencia en asuntos como la regulación de los días de descanso y la Seguridad Social, por ejemplo.

También se hace énfasis en lo referente a los sindicatos y los sistemas de solicitud de beneficios, ya sea por actos conciliatorios o con huelgas.

¿Qué son los derechos laborales?

Los derechos laborales son todos aquellos fundamentos legales que hacen referencia a los derechos de los trabajadores.

Se puede decir que estas disposiciones permiten dignificar el proceso social del trabajo.

La idea es atender a las necesidades humanas: físicas, emocionales e intelectuales.

Dentro de los derechos laborales están dispuestos todos  los beneficios de los que deben gozar los trabajadores  y que los empleadores deben ofrecer.

Estos tienen una caracterización general dentro de la ley, pero también se consiguen aumentar a razón de las convenciones sindicales.

Muchos empleadores también aumentan los niveles de beneficios en búsqueda de poder captar los mejores candidatos para sus nóminas.

¿Cuáles son los principios generales del derecho laboral?

 Los principios generales del derecho laboral  son los que funcionan como base para formular las normas e interpretarlas posteriormente.

Cada caso es único y debe ser tratado como tal. En base a esto, estos principios sirven como una especie de guía en distintos momentos.

Principio protector

Es un principio que busca favorecer siempre al trabajador.

Su idea es servir como un equilibrio para que lo dispuesto en las leyes se oriente primeramente a los derechos del trabajador por encima del empleador.

Para su uso, tiene dos consideraciones importantes:

  • Un derecho ya establecido  no puede ser desmejorado en ninguna forma.  Por ejemplo, si se establece que la jornada laboral será de máximo 40 horas semanales, ningún empleador podrá establecer como horario laboral 12 horas diarias de lunes a viernes.
  • Si dos o más normas son opuestas entre sí,  se aplicará la que sea más beneficiosa al trabajador siempre. 

Principio de irrenunciabilidad de derechos

Al igual que ocurre con los derechos fundamentales, las orientaciones al mundo laboral son irrenunciables.

Esto quiere decir que aún cuando un empleador negocie un beneficio por otro de mayor valor, esto quedará sin efecto legal.

Por ejemplo, un trabajador no puede renunciar a su salario por ningún motivo y un empleador no puede obligarlo tampoco.

Principio de la primacía de la realidad

En muchos casos, las contrataciones establecen cláusulas que no se cumplen en la práctica.

Cuando por cualquier motivo este hecho suscita inconvenientes entre empleadores y trabajadores se deberá aplicar este principio. La idea es declarar cómo hecho de valor jurídico la práctica no lo que establece el documento.

Es decir, hacer valer lo que ocurre en la realidad frente a lo que está planteado como ideal.

Principio de razonabilidad

Los derechos son aplicables en todos los casos en que se merezca la acción. Sin embargo, cada uno debe ser adaptado a elementos racionales.

Esto quiere decir que no se puede exigir aplicación de beneficios que no se correspondan a la realidad vivida y que, de cualquier manera, son acciones sin foco legal.

Principio de buena fe

 Siempre la legalidad confiere un carácter de buena fe en toda relación laboral. 

Por esta razón, cuando se realiza una denuncia de algo contrario a esto, es necesario demostrarlo con pruebas.

Por ejemplo:
Es un caso que aplica, por ejemplo, a un trato amable de un jefe hacia su secretaria.

Si es excesivamente amable, ella podría pensar que hay intereses extraños.

Pero, para que tenga validez, esa idea debe ser demostrable.

¿De qué se encarga un abogado laboralista?

Un abogado laboralista es un profesional de derecho que se ha enfocado o realizado una especialización en materia laboral.

En atención a este hecho, está preparado para hacer frente a cualquier problema que surja entre el empleador y los trabajadores.

También está facultado en para asesorar y atender casos referentes a sindicatos y la intervención del Estado en materia laboral.

Debido a este hecho, ellos ejercen sus gestiones a través del trabajo independiente o mediante la asociación en bufetes.

Sin embargo, también es común que las empresas con cierto tamaño tengan dentro de su plantilla a un abogado laboralista.

Con él se pueden contemplar todos los asuntos referentes a despidos injustificados, derechos, beneficios, entre otros.

¿Qué es el Estatuto de los Trabajadores y qué objetivos tiene?

El Estatuto de los Trabajadores es el documento legal que se encarga de normar las relaciones de trabajo.

En el marco legal español, está operativo desde el año 1980, participando en variadas reformas para darle mayor ajuste a lo que en realidad se vive.

En la actualidad, está vigente a través del Real Decreto Legislativo 2/2015.

Debido a que su principal enfoque está en las relaciones laborales con terceros, sea de forma fija o esporádica, tiene como objetivos los siguientes:

  1. Normar todos los aspectos relacionados al tipo de trabajo y las condiciones para efectuarlo.
  2. Establecer los derechos y deberes laborales como máxima premisa para una relación laboral sana y duradera.
  3. Regular los distintos tipos de contratos y los elementos que deben expresarse en ellos.
  4. Orientar sobre los procesos a seguir en materia de Seguridad y Salud Laboral.
  5. Sentar las bases para los procesos de formación dentro del área de trabajo.
  6. Validar la correcta asignación de salarios y ascensos.
  7. Ordenar lo referente a la culminación de la relación laboral y el pago de prestaciones.
  8. Normar las situaciones de despido en sus diferentes modalidades.
  9. Fijar los procedimientos que han de seguirse para la organización de trabajadores a través de los sindicatos.

¿Qué derechos tiene el trabajador?

El trabajo se concibe, desde la propia Constitución Española, como un derecho, a diferencia de lo que se veía en sociedades antiguas en que era un deber.

Al igual que con este cambio en la percepción de ver el trabajo, también ocurre en materia de derechos laborales.

La idea, en todo caso, es dignificar al ser humano y darle un puesto de valor dentro de cualquier organización.

Por ello, se cuentan  derechos orientados a evitar la sobre-explotación,  atendiendo a las capacidades del trabajador y otorgando algunos beneficios.

En este sentido, dentro del artículo 4 del Estatuto de los Trabajadores, se presenta una relación de los derechos laborales que tiene todo trabajador. Estos son:

  1. A escoger de forma libre y sin presiones su profesión y el oficio en que se desempeñará.
  2. A formar parte de manera libre de cualquier organización sindical.
  3. A participar de cualquier tipo de negociación colectiva.
  4. A discutir e implementar medidas en atención a los conflictos colectivos.
  5. A la realización de huelgas y reuniones de toda índole
  6. A tener participación, información y hacer consultas respecto a distintos aspectos de la empresa.
  7. A la ocupación efectiva.
  8. A ser parte de campañas de formación y promoción que le ayuden a llevar a cabo mejor sus funciones.
  9. A estar libres de toda clase de discriminación.
  10. A desempeñar sus funciones en un buen ambiente, donde esté garantizada su higiene y seguridad.
  11. A mantener su intimidad en resguardo, así como la dignidad.
  12. A recibir la remuneración acordada en función a sus actividades laborales de manera puntual.
  13. A desempeñar de forma libre todas las actividades que han sido notificadas para su puesto de trabajo.
  14. Todos los demás derechos que estén contemplados en los contratos de trabajo.

Otros derechos puntuales también pueden nacer a propósito de lo que se haya acordado al momento de realizar la contratación.

Por ejemplo:
Se puede llegar al acuerdo de que el trabajador prestará sus servicios 2 días a la semana en la oficina y 3 desde casa.

También existe la posibilidad de enmarcar derechos a propósito de las Convenciones Colectivas, pues es precisamente lo que buscan.

Así, se puede maximizar el tiempo disponible para las vacaciones o el pago de un bono especial en cierta fecha del año.

Al ser aprobada la contratación, estos beneficios pasan a ser derechos que el trabajador puede exigir mientras trabaje en ese centro.

¿Qué derechos tiene el empleador?

Al igual que el trabajador tiene derechos, el empleador también los tiene aunque no se eleven con tanta regularidad como en el primer caso.

En este sentido, se destaca como primer  derecho el de dar empleo a quién considere pertinente,  quiere decir que no puede ser coaccionado por terceros.

Por ejemplo:
Supóngase que un empleador necesita un licenciado en recursos humanos que sepa de nóminas y de bienestar social.

Llegan los candidatos y todos cumplen los requisitos menos uno que sabe de nóminas pero no de bienestar social.

Es decisión única del empleador si decide irse por ese candidato porque le ha parecido que tiene buenas aptitudes y actitudes y nadie puede levantar acciones contra él por eso.

El empleador también tiene derecho a dirigir todo lo referente al trabajo.

Es él quien indicará cuáles son los proyectos que se deben realizar y girar las instrucciones a los empleados para que se hagan oportunamente.

Por último, tiene el derecho de dar por culminado el contrato de trabajo en el momento en que lo considere oportuno. Para este caso existen ciertas regulaciones que deben cumplir y que se enmarcan dentro del Estatuto de los Trabajadores.

Es un hecho que un empleador no puede terminar una relación laboral porque alguien le caiga mal, pero sí porque se están incumpliendo las pautas de trabajo.

¿Cuáles son los conflictos laborales más habituales?

Dentro de  los conflictos laborales más habituales  que pueden existir entre empleadores y trabajadores, se cuentan:

  1. Los despidos: es el asunto más frecuente porque a nadie le interesa dejar de percibir su salario. Por ello es clave fijar bien las condiciones por las cuales fue tomada esta decisión y hacer el pago de finalización correspondiente en el plazo fijado por la ley.
  2. Los horarios: es necesario que exista claridad en el horario de trabajo y que se respete. En caso de que haya necesidad de aplicar algunas horas extras en determinado momento, llevar un reporte que el trabajador firme y hacer el pago correspondiente en el próximo abono.
  3. Salarios según responsabilidades: si el trabajador fue contratado bajo determinadas directrices y después se considera hacer un aumento en sus funciones, esto debería tener proporción directa a lo que percibe.

Aunque estos tres son los más comunes en España, todavía existen algunos pequeños focos que se van al trato irrespetuoso, por ejemplo.

Para evitar todo tipo de conflictos, lo imprescindible es dejar todo claro desde el principio a través del contrato laboral.

Además, es indispensable que ambos involucrados cumplan con lo dispuesto.

El derecho laboral busca, principalmente, el equilibrio para que las relaciones de trabajo se ejecuten de forma organizada.

Esto no solo traerá beneficios individuales, sino también colectivos, pues el proceso de trabajo será mejor y, por ende, las ganancias de parte y parte también.

Si estás pasando por alguna situación laboral, cuéntanos tu caso.

Pin It on Pinterest