Teléfono: +34 871 95 10 67 - Dirección: Foners, número 7, Piso 3, Puerta 303 - 07006 Palma de Mallorca info@proquoabogados.com

Derecho Penal: ¿Qué es y para qué sirve? ¿Qué delitos hay?

A grandes rasgos, el derecho penal trata todo lo referente a los actos delictivos.

Originalmente se basaba en la necesidad de la sociedad por protegerse de actos vandálicos y demás elementos de sometimiento individual.

Los homicidios, violaciones, robos, hurtos, estafas y todo lo que se relacione a ello, está vinculado al derecho penal.

Sin embargo, el derecho penal  también atiende a los procesos y las penas  que tocarán cumplir a propósito de lo que se dictamine.

A ciencia cierta es un tema bastante extenso y complejo que vale la pena ir revisando poco a poco. Por esa razón, nosotros te hemos preparado esta completa guía para que no te quede ninguna duda al respecto.

¿Qué es el derecho penal?

El derecho penal es el conjunto de normativas que regulan los actos punitivos.

De esta forma, se pueden organizar los procesos y hacer correctas tomas de decisiones.

Es un derecho que asume el Estado como principal encargado de velar porque  los actos de crimen tengan su respectivo castigo. 

Debido a esto, no existen diferenciaciones entre un sector público y privado. Para establecerlo como un mecanismo de regulación y control, uno de los elementos característicos es la pena.

La pena es el castigo que dará el Estado al ejecutor de un  hecho punible  en función a la gravedad del asunto.

Sin embargo, esto no está carente de un profundo sentido social, pues la idea es ofrecer un castigo, pero también promover la reinserción social.

Y de todo este proceso se ocupa el derecho penal a través de distintas etapas.

¿Cuál es el derecho punitivo?

El derecho punitivo consiste en la potestad que tiene el Estado para regular y normar todas las actividades delictivas que se susciten dentro de su jurisdicción.

En líneas generales, es una situación que permite al Estado hacer frente y responder por el bienestar de sus ciudadanos.

A su vez, el Estado lo ejerce a través de la regularización de los procedimientos para dejar por sentados estos actos punibles y sus correspondientes castigos.

¿Qué es un delito penal?

Un delito penal se concibe como cualquier tipo de acto cometido de forma dolosa o culposa y que esté tipificado dentro del Código Penal.

Los castigos asociados a un delito penal suelen ser bastante firmes en función al acto cometido.

Estos pueden variar en distintos tipos que van desde multas, condenas en cárcel o, incluso, la pena de muerte, según lo establecido por cada Estado. Este tipo de delitos  se enmarcan de acuerdo a la gravedad y al resultado obtenido tras el acto. 

Por ejemplo, es común que si alguien mata a otra persona de forma dolosa, sea sentenciado por delito de homicidio.

Pero si en el acto la víctima no muere, el asunto tiene una varianza y pasa a definirse como una intención de homicidio.

¿Qué es y para qué sirve el Código Penal?

Todas las normas referidas al  derecho penal se recogen en un documento de carácter jurídico  conocido como Código Penal.

A través de él, las personas tienen acceso a la información de todos los actos punitivos, los procedimientos a seguir y los castigos aplicables a cada caso. De esta forma, se elimina la subjetividad y, sobre todo, la arbitrariedad en la toma de decisiones.

Cada Estado dispone de su propio Código y a través de él organizan todo el funcionamiento del sistema penal de su nación.

Esto hace que exista una evidente diferenciación entre lo que es castigado en un lugar con respecto a otro.

Por ejemplo:
En muchos países está permitida la cadena perpetua como sistema máximo de castigo ante determinados delitos.

Sin embargo, otros imponen como pena máxima la muerte, mientras los más benevolentes  delimitan el máximo de años de cárcel a pagar (como es el caso de España). 

¿Cuál es el objetivo fundamental del derecho penal?

 El objetivo fundamental del derecho penal  es activar la protección de todo lo relacionado a la persona y salvaguarda este derecho fundamental.

Quiere decir, velar porque todo lo que es valioso sea cuidado de daños y perjuicios por parte de terceros, sea que lo hagan a propósito o sin planificar.

Dentro de estos elementos valiosos se consideran la vida, la integridad física y moral, la intimidad; pero también los bienes muebles e inmuebles.

Es por ello que el derecho penal también se orienta a hacerle frente a todo tipo de  hurtos y robos y todo tipo  de violaciones a la propiedad pública y privada.

¿Qué delitos existen?

Los delitos son los hechos punibles que son causantes de penas.

Estos pueden  clasificarse en dependencia a la gravedad  y el daño que se haya producido.

También se orientan a dos condicionantes específicos: lo civil y lo penal.

La diferencia entre uno y otro se basa en lo dispuesto en la legislación de cada país.

Sin embargo, podría decirse que lo penal va en referencia a  actos de gravedad que afectan directamente a una persona natural o jurídica. 

Mientras  lo civil se orienta más a comportamientos inmorales,  como estacionarse en zonas no permitidas o generar escándalos en vía pública.

Pero, el hecho de que sean de una u otra naturaleza no exime del pago de un castigo. Solo que se ejecutarán de forma distinta.

Por ejemplo, en caso de estacionarse mal se puede generar una multa (civil).

Mientras que si se comete un acto de terrorismo, llevará necesariamente a la cárcel (penal).

¿Cuáles son las fuentes del derecho penal?

Las fuentes del derecho son todos aquellos elementos que se han considerado para construir una legislación.

En el caso del derecho penal, el Código Civil de España da mucha claridad respecto a este tema de manera muy general.

A estos efectos, su propio artículo 1 hace referencia a la ley, la costumbre, los principios generales del derecho y las normativas internacionales.fuentes del derecho penal

La Ley

Es el primer aspecto al que se hace referencia porque presenta el fundamento legal indispensable. La cabeza de toda la legislación de un Estado se va en torno a la Constitución.

A partir de allí, surgen todas las demás leyes que norman y regulan toda clase de situaciones.

En este sentido, ninguna de las leyes orgánicas, reglamentos, códigos, u otro tipo de  documentos legales pueden ir en contra de lo dispuesto allí. 

Y es precisamente porque en la Constitución se manejan los principios legales básicos de la Nación y se trabajan los derechos fundamentales.

La costumbre

Esta es una de las premisas que ha tomado el derecho a lo largo de su historia.

La razón es que establece lo que  se ha considerado correcto o incorrecto  en la evolución de las sociedades.

Sin embargo, solo funciona para definir criterios y plantear alternativas. Nunca como base para crear delitos y formular penas.

Las fuentes internacionales

Son referencias que se  promueven a propósito de lo que se considera ligado a lo penal a lo largo del mundo. 

Para un Estado, estas fuentes no representan un asunto de cumplimiento obligatorio, sino más bien de consulta.

Pasan a considerarse parte del ordenamiento penal de un país cuando se incluyen dentro de las leyes orgánicas correspondientes, en este caso, del código penal.

En resumen, las fuentes del derecho penal se aprovechan para crear, normar y establecer los fundamentos del mismo. De esta forma,  se evitan omisiones que puedan pesar de gran manera en cualquier sociedad. 

¿Qué es un delito mayor?

Un delito mayor es aquel que genera un daño grave, a veces irreparable, en contra de otro individuo.

Estos son vistos en torno a dos condicionantes: el valor de la pena y la forma en que se cumplirá.

Muchos delitos llevan como castigo el pago de cierto tiempo de cárcel, por ejemplo, la diferencia radica en la cantidad de años que se impongan.

Más aún cuando el tiempo no es posible enumerarlo con una cantidad específica, sino que se establece mediante la cadena perpetua o la pena de muerte. En el caso de la forma, puede hacer referencia al lugar en el que se estará haciendo el pago.

Una cárcel de máxima seguridad se organiza en función a personas que han cometido delitos muy graves y que necesitan tener una vigilancia máxima.

Además, este tipo de diferenciaciones se establecen como plan para evitar conflictos en los procesos de reinserción social.

Por ejemplo:
Sería descabellado colocar en una misma celda a un individuo que cometió asesinatos en serie con aquel que cometió una estafa administrativa. Ambos son delitos, pero no tienen el mismo peso.

 Los delitos graves o mayores  se han logrado diferenciar muy bien con el paso del tiempo y dentro de ellos tenemos:

  • Homicidios.
  • Violaciones físicas.
  • Secuestro.
  • Robos.
  • Tráfico de drogas.
  • Terrorismo.
  • Incendios intencionales.

Cada uno de ellos están tipificados dentro de la legislación vigente y se toman en consideración siempre los atenuantes y agravantes que se generen en un caso.

 Los delitos mayores cometidos  contra menores de edad y, sobre todo niños, siempre generan un agravante de mayor dimensión en cualquiera de los casos.

El derecho penal es bastante estricto contra esta serie de delitos por considerarlos una degradación extrema en la sociedad.

Por esta razón,  siempre son castigados con penas máximas. 

¿Qué son los delitos menos graves?

Ya vistos los delitos mayores, se puede asumir que  los menos graves son los que no están incluidos dentro de los anteriores. 

Aquí hay que hacer la salvedad que aún cuando no se trate de un asesinato (que atenta contra un derecho fundamental) sigue siendo un delito y será penalizado.

En este caso, las penas o castigos suelen ser de más bajo valor, pero no alcanzan el nivel de una infracción.

Muchos de ellos  pueden ser castigados con cárcel,  aunque no se tiende a considerar cadenas perpetuas o penas de muerte.

Lo más probable, en casi todos los casos, es que además del castigo asociado al delito también se incluya el pago de una multaTambién el pago de servicios comunitarios.

En todo caso, lo más importante es que el abogado pueda evaluar bien el caso y proceder a realizar un juicio con un buen fundamento.

Dentro de  los delitos menos graves se encuentra: 

  • Conducir en estado de embriaguez (siempre y cuando no se generen daños a bienes o personas).
  • Asaltos.
  • Vandalismo.
  • Prostitución (dependiendo del país).
  • Escándalos en vía pública.
  • Mala actuación ante un arresto.
  • Inasistencia a un juicio ya programado.
  • Práctica de juegos de azar ilegales.
  • Vagabundeo.
  • Circulación en estado de drogadicción.

En caso de que se presente cualquiera de estos casos y se oriente el pago de cárcel, este proceso se llevará a cabo en una cárcel cercana a la residencia.

El derecho penal es complejo y extenso pues se debe valorar con mucho cuidado cada elemento para evitar caer en subjetividades.

Es claro que un hecho punible merece un castigo y que cuando este genera un exceso de desprecio en la población, la presión suele ser mucho mayor.

Sin embargo, para eso existen las leyes y apegarse a ellas es lo que permitirá tener una sociedad más sana y libre de conflictos de toda índole.

En muchos casos los delitos penales pueden provenir de condiciones mentales específicas y es precisamente trabajo del abogado penalista trabajar en ello.

Al momento en que una persona es acusada de determinado delito, esta tendrá derecho a defenderse y a que le sea cumplido el procedimiento adecuado.

Incluso la Ley española establece que una persona será  considerada inocente en primera instancia (presunción de inocencia). 

Para ello, se asume que nadie podrá ser sometido a una prisión preventiva de más de 72 horas sin acusaciones o pruebas.

Todo esto es útil para saber cómo actuar antes determinadas situaciones.

Pero también es importante contar siempre con un buen abogado que sea capaz de avanzar rápidamente en los procesos y dar respuestas oportunas.

Pues, en muchos casos, la representación es lo que más peso tiene en un juicio.

Y es justamente lo que ayudará a que el juez y el jurado tomen en consideración ciertos elementos atenuantes. En todo caso, esta información es de carácter documental, porque lo más recomendable siempre es mantenerse en orden con la ley.

Esperamos  haya sido de utilidad  y nos vemos en una próxima entrada.

¡Hasta la próxima!

Pin It on Pinterest