Teléfono: +34 871 95 10 67 - Dirección: Foners, número 7, Piso 3, Puerta 303 - 07006 Palma de Mallorca info@proquoabogados.com

El Contrato de Trabajo Fijo Discontinuo: ¿Qué es y Cómo Funciona?

 

 El contrato fijo discontinuo  es aquel donde el trabajador, a pesar de estar contratado por todo el año,  sólo trabaja por temporadas. 

No obstante, no se trata de un trabajo temporal. Los empleados bajo este contrato pertenecen a la plantilla de la empresa como trabajadores indefinidos, pero, a diferencia de otros trabajadores, no laboran durante todo el año.

Es un contrato de trabajo  muy común en los periodos de verano o vacacionales, , como pasa en las Islas Baleares; en especial en el ámbito de la hostelería, el ocio y el turismo.

También puede encontrarse en otros sectores como el de la educación y el de la administración pública.

Si te interesa conocer más acerca de este tipo de contratos, así como los derechos y las obligaciones de los trabajadores bajo esta modalidad, en este artículo te decimos todo lo que tienes que saber sobre el contrato de trabajo fijo discontinuo.

 

¿Qué es el contrato fijo discontinuo?

Es aquel que se concierta para realizar trabajos:

• Que tengan carácter discontinuo.
• Que sean cíclicos y previsibles.
• Que no se repitan en fechas ciertas dentro del volumen normal de actividades de la empresa.

Los trabajadores fijos discontinuos tienen los mismos derechos y obligaciones que el resto de los trabajadores de la empresa.

 

Características del contrato fijo discontínuo

Entre sus características principales encontramos que:

  • Es único, con llamamientos sucesivos por parte de la empresa para que el empleado se presente a trabajar durante la temporada en que sus servicios son requeridos. Por lo tanto, los trabajadores bajo este modelo de contrato no trabajan todo el año, sino únicamente por temporadas.
  • Al ser único, el contrato no se extingue durante el periodo de inactividad del trabajador. Por el contrario, este deberá esperar a que se le convoque para presentarse. Durante este periodo no cobrará salario alguno.
  • La principal diferencia entre un contrato fijo discontinuo y un contrato eventual es que, el fijo discontinuo se conoce los meses en los que trabajador formará parte de la empresa y en un contrato eventual se contrata al trabajador por un hecho extraordinario.

 

¿Cuáles son las principales ventajas de este tipo de contrato?

Para las empresas el contrato fijo discontinuo resulta ventajoso, ya que, debido a su temporalidad, el empresario cuenta con una plantilla fija y trabajadores de confianza, pero a los que solo les pagará  el sueldo durante los meses de mayor actividad,  ahorrándose así los meses en los que el negocio no se encuentre en operaciones.

Para el trabajador, la principal ventaja es que están  regulados bajo el régimen de los contratos fijos,  obteniendo los mismo derechos y obligaciones que el resto de los trabajadores.

Además, aunque no figuran como desempleados, porque tienen un contrato vigente, sí cobran las prestaciones.

 

¿Cómo se formaliza el contrato de trabajo fijo discontinuo?

El contrato de trabajo fijo discontinuo se formaliza siempre por escrito.

Cuando esto no ocurre, se da por hecho que el trabajador debe prestar sus servicios a jornada completa, a excepción de los casos en que el empleador pueda demostrar lo contrario.

Además, en el contrato debe establecerse con claridad y lujo de detalle la duración estimada de la actividad, así como la distribución de la jornada y, por supuesto, el salario.

La fecha de incorporación no tiene porqué estar definida, pero si debe quedar claro la forma y el orden de llamamiento, que es el modo en que la empresa convoca a labores al trabajador.

El orden de llamamiento se establece por el convenio colectivo. En términos generales, se suele convocar primero a los empleados con mayor antigüedad, amenos que se establezca otra cosa.

 

Puntos importantes a tener en cuenta

  1. El contrato fijo discontinuo sólo es legal si el trabajo para el que se contrata se repite de forma periódica y previsible, aunque de manera intermitente e incierta. Esto resulta relevante, ya que si el trabajo se repite con fechas ciertas, deberá regularse como trabajo indefinido a tiempo parcial.
  2. Entre los periodos de actividad laboral el trabajador no tiene obligación de estar disponible para la empresa. Hasta la fecha prevista para el llamamiento, puede decidir si quiere cobrar el subsidio de desempleo o si le interesa más buscar otro trabajo.
  3. Si decide lo primero, puede cobrar el paro durante los periodos de inactividad y detenerlo en los periodos en los que es convocado a trabajar.
  4. Así mismo, el trabajador puede laborar en otra empresa, siempre y cuando no incurra en competencia desleal, ni se haya firmado exclusividad.

 

Llamamiento

Los trabajadores fijos discontinuos serán llamados en el orden y la forma que se determine en el convenio colectivo aplicable a la actividad empresarial, teniendo en cuenta que si el convenio colectivo aplicable no exige una formalidad determinada no existe en la ley un requerimiento especial.
 Es por eso que resulta de vital importancia que la forma y orden consten en el contrato por escrito. 

Si el trabajador no puede incorporarse al trabajo por causa de fuerza mayor o porque coincide con una baja, no perderá su derecho a ser llamado la siguiente temporada. De lo contrario, la incomparecencia injustificada del trabajador al llamamiento equivale a un desistimiento, es decir, da lugar a la extinción del contrato de trabajo por dimisión del trabajador.

Si la empresa no respeta el orden de llamamiento establecido en el convenio colectivo, es decir, le da prioridad a un empleado con menos antigüedad, se considera que la empresa ha decidido despedir al trabajador. Por lo tanto, el trabajador podrá reclamar despido improcedente.

En este sentido, la acción de despido no debe instarse cuando el empresario procede a finiquitar la relación laboral al finalizar el periodo o campaña laboral correspondiente, sino cuando no se produce el llamamiento en la siguiente campaña.

Por otro lado, puede, darse el caso de que,  por causas técnicas, organizativas, de producción, económicas o de fuerza mayor,  la empresa no pueda reanudar su actividad en uno de los años correspondientes, en cuyo caso deberá tramitar un expediente de regulación de empleo o, en todo caso, un expediente de regulación temporal de empleo.

Durante los periodos en que no hay actividad, pero que la empresa requiera, por una eventualidad, contratar a otros trabajadores, no existe un derecho de prioridad de los trabajadores fijos discontinuos para cubrir esas plazas, fuera del periodo de actividad que consta en el contrato.

Pin It on Pinterest