Teléfono: +34 871 95 10 67 - Dirección: Foners, número 7, Piso 3, Puerta 303 - 07006 Palma de Mallorca info@proquoabogados.com

La motivación es algo intangible. A veces nos peleamos con el ordenador para que se nos ocurran nuevas ideas o realizamos reuniones de brainstroming. Sobre todo cuando nuestra empresa ya tiene un período de maduración, es difícil mantener la motivación que teníamos al emprender. Más abajo se exponen algunas de las técnicas motivacionales más usadas para con los empresarios y para aquellas personas que acaban de emprender y necesitan un plus de motivación en su proyecto.

1. Redescubrir la inspiración que te hizo emprender

Esto es realmente importante y supone ser el quit de la cuestión. Es importante volver al origen y recordar qué fue lo que te motivó para iniciar este duro camino que es emprender: ¿por qué haces lo que haces? Quizás quieras cambiar el planeta, obtener la libertad financiera, ser feliz. Sea cual fuera la motivación inicial, resulta muy importante redescubrirla y volver a adaptarse a ella. Volver a emprender dentro de tu propia empresa.

2. Refréscarse tomando algún intervalo de descanso

Realizar períodos de descanso, ya sea durante la jornada laboral o tomándote unas vacaciones, es algo que puede ser realmente productivo y vital para mantener la motivación. Te permitirá abrir la menta e incrementará tu imaginación, mostrándote  por último nuevas ideas que pueden permitirte ser más innovador en tu campo. Y, huelga decir que, algunos individuos consiguen sus más brillantes ideas en sus períodos de descanso y relax.

En realidad, el enfoque de Pomodoro para producción y administración del tiempo se centra en tomar pequeñas pausas, a partir de períodos de 25 minutos de trabajo concentrado. La teoría es sus aumentos de eficacia de trabajo se basa en  tomar un pequeño descanso entre y entre períodos de concentración que varían de 20 a 30 minutos.

Trabajar continuamente puede atascar tu rendimiento mental. Un buen método es invertir estas pausas en ejercicio físico. Puedes darte un paseo, ver una película o planificar unas minivacaciones.

3. En tiempo de trabajo, ocúpate del trabajo

Es importante, aunque apliques el método de Pomodoro, que durante las fases de trabajo te ocupes de trabajo. No entres en la espiral viciosa de aburrirte o tener ganas de que lleguen las 17:00h para irte a casa. De hecho, si eres empresario y te sucede esto, es probable que tengas un problema serio. Falta de motivación.

4. Tus clientes deberían ser tu máxima prioridad

Una diferencia enorme entre grandes firmas de línea de ropa y  tiendas mediocres es la conversación que mantienen con el cliente, que está directamente relacionada con el nivel de motivación y el de los empleados.

Los consumidores y la gente son muy importantes en el arranque – son aquellos que aprovechan lo que construyes, y compran tu negocio. Para esto, un buen consejo es leer todo lo relacionado con Jeff Brezos, el fundador de Amazon. El cual, siempre que le preguntan sobre su éxito empresarial o atribuye al trato que siempre ha dado Amazon a sus clientes.

5. Se responsable

A mucha gente les atrae el espíritu emprendedor por su independencia. Por la libertad que evoca. Cuando la motivación mengua, recuerda  que todo está sobre tus hombros. Las fechas límites y las presiones pueden motivar mucho, aunque no sean los mejores incentivos. En cualquier caso, recuerda que emprender no es sólo intentar hacer dinero, el objetivo debe ser vivir mejor y tener una vida más saludable.

6. Aspiraciones de equipo importan mucho

En caso de que pases por alto tu objetivo, o pierdas el rumbo, los miembros del equipo te pueden ayudar. Como tus clientes, también se benefician de los proyectos de la empresa: consiguen carreras interesantes y la oportunidad de construir algo nuevo. Esto es algo que puede motivar muchísimo.

Recuerda, son individuos que a priori quieren trabajar en tu empresa. Y si no permaneces motivado, los defraudarás. Sin duda.

7. Intenta cosas diferentes

Las carencias en la motivación también pueden resultar de caer en una dinámica muy negativa de aburrimiento y monotonía. Intentar cosas nuevas, nuevos proyectos e ideas puede hacer que mantengas altos tus niveles de motivación y el de tus empleados.

Siempre deberías de intentar pensar y poner en marcha nuevos proyectos. Emprender no se acaba con el primer proyecto. E incluso obligar en parte a que tus empleados tomen también esta dinámica. No por el beneficio de la propia empresa, si no porque esto también les va a beneficiar mucho a ellos mismos a largo plazo.

8. Tener una buena organización

Si la motivación puede ser el empuje para realizar algo, no podemos mantener dicha motivación para completar cosas que creemos que son imposibles. Por lo tanto, cuando el rendimiento es malo, es muy complicado mantener alta la motivación. Una mejora en la organización y en la productividad en tus proyectos y en el día a día de tu empresa provoca que las tareas y los objetivos no se atasquen.

9. Relacionarse y conocer a gente nueva

Mantener el contacto con empresarios y compañeros de diferentes sectores te podría animar, sobre todo cuando estás desmotivado. En particular, te puede ayudar a saber qué ventajas y desventajas se tiene cuando se empieza a emprender y a entender que es completamente normal que al principio cueste, y mucho.

10. Busca oportunidades inexploradas

La gente paga mucho por cosas que realmente quieren tener. Por lo que, los productos más baratos se pueden buscar con el uso de las últimas tecnologías. Esto causa unas oportunidades de mercado para emprender que crecen año a año de forma vertiginosa, lanzando nuevos productos que la gente realmente se podría permitir.

Por ejemplo, los teléfonos móviles eran un producto lujoso hace mucho tiempo, pero ahora es muy raro encontrar a alguien que no utilice móvil.

 

Pin It on Pinterest