Teléfono: +34 871 95 10 67 - Dirección: Foners, número 7, Piso 3, Puerta 303 - 07006 Palma de Mallorca info@proquoabogados.com

El Contrato Verbal: ¿Cuándo es Válido? ¿Qué Características Tiene? 

Inicio » Contrato » Verbal

Para que  un contrato se formalice  es importante considerar la forma, pues esta determina la perfección del mismo.

Así, si consideramos que el contrato es un acuerdo de voluntades, las partes involucradas deben manifestar su consentimiento en una forma conveniente, de modo que se obliguen, no sólo a lo expresamente pactado, sino también a todas las consecuencias que correspondan.

Ahora bien, este consentimiento  puede ser expresado de una forma verbal o escrita,  según corresponda a la forma de cada contrato en particular.

De este modo, se pueden realizar contratos verbales, siempre y cuando, la legislación lo permita y las partes involucradas lo acepten así. Por el contrario, existen contratos que requieren formalizarse por escrito.

¿Qué es un contrato verbal?

Se trata de un acuerdo en el que se intercambian, de forma oral o verbal, los términos y condiciones. Dicho de otro modo, se perfecciona por el mero consentimiento expresado oralmente por las partes implicadas.

Este tipo de contrato tiene la misma validez ante la ley que un contrato escrito, siempre y cuando se pueda demostrar su existencia por parte de una de las partes.

Requisitos para que un contrato verbal tenga validez

El Código Civil indica que:

«Los contratos serán obligatorios, cualquiera que sea la forma en que se hayan celebrado, siempre que en ellos concurran las condiciones esenciales para su validez».

Así mismo, en las normas civiles se declara que no hay contrato sino cuando concurren los requisitos siguientes:

  • Consentimiento de los contratantes.
  • Objeto cierto que sea materia de contrato.
  • Causa de la obligación que se establezca.

Con base en lo anterior, en el caso específico del contrato verbal, para que este  tenga validez se requiere: 

Consentimiento libre de vicios entre las partes implicadas

Cuando las partes interesadas se ponen de acuerdo en cosa y precio, el contrato se formaliza.

Para que se demuestre la validez de un contrato verbal, es completamente obligatorio que dicho consentimiento aparezca reflejado de alguna manera.

Aceptación de los términos

Es decir, debe quedar claro el entendimiento y aceptación por parte de los contratantes, acerca de cómo se llevará a la práctica el contrato.

Obligaciones, derechos y consideraciones

Las partes deben entender y aceptar voluntariamente los derechos y obligaciones que dimanan del contrato.

Además, el contrato verbal requiere:

  • Capacidad legal entre las partes contratadas para poder ejercer sus derechos.
  • Que el objeto de contrato sea lícito y no quebrante las leyes vigentes.

¿Cómo se determina la validez de un contrato verbal?

El mayor problema que presentan los contratos celebrados de forma oral ocurre cuando surge un desacuerdo entre las partes.

Puede ser que una de las partes negara la existencia del contrato, o que, aunque lo reconociera, no estuviese de acuerdo con los términos convenidos. En estos casos, la parte afectada deberá demostrar de manera fehaciente que el contrato verbal ha tenido lugar.

Ahora bien, sin duda puede resultar difícil probar la existencia de un contrato verbal, pero no es imposible. La validez de un contrato verbal se puede demostrar a través de hechos o actos concluyentes.

Para esto, puede hacer uso de las siguientes alternativas:

Aportar testigos

La legislación española admite los testigos como prueba.

De este modo, se puede demostrar la existencia de un contrato si, durante su formalización, ha habido uno o más testigos presentes.

Actos

Se pueden aportar actos anteriores, posteriores o simultáneos al contrato que muestre la intención de ambas partes de realizar el contrato.

Hechos

Semejante al anterior, es necesario que estos puedan demostrar que el contrato verbal realmente se celebró.

Documentación

Se puede demostrar que un contrato verbal ha sido formalizado mediante la existencia de facturas, correos electrónicos, o cualquier otra documentación que lo demuestre.

Puntos importantes a tener en cuenta

  • Cualquiera de las partes puede exigir que el contrato se celebre por escrito, si así lo desea.
  • Cuando un contrato de trabajo se ha celebrado de manera verbal, para exigir sus derechos, el trabajador deberá probar que existe una relación laboral. En este caso, si se procedió al alta en Seguridad Social, le será fácil probar la relación laboral.
  • El que no exista un contrato por escrito, no exime a ninguna de las partes al incumplimiento de las obligaciones.
  • En el mismo sentido, aunque un trabajador no cuente con un contrato por escrito y, además, no haya sido dado de alta en la Seguridad Social, cuenta con los mismos derechos que cualquier otro trabajador y, por tanto, puede reclamar su derechos laborales ya sea por un despido, por el impago del salario, por acoso laboral, etcétera.
  • Además, en los contratos verbales no se podrá fijar un periodo de prueba. Este siempre deberá constar por escrito.
  • En un contrato verbal, al igual que en un contrato escrito, es obligatorio la afiliación a la Seguridad Social.
  • Se pueden celebrar contratos de manera verbal y éstos serán perfectamente válidos, excepto cuando la ley exija otra formalidad, como, por ejemplo, que se formalice por escrito, o que se haga en escritura pública.

Título de caja
Algunos contratos que se pueden celebrar de forma verbal:

Título de caja
Contratos que deben ser formalizados por escrito:

  • Contrato para la formación y el aprendizaje.
  • Contrato de prácticas.
  • Contratos temporales de duración superior a 4 semanas.
  • Contrato por obra o servicio determinado.
  • Contrato para trabajo a distancia.
  • Contratos celebrados en España con empresas españolas para trabajar en el extranjero.

Recomendaciones

Siempre será recomendable que todo contrato se celebre por escrito, pues resulta una forma más sencilla, en caso de imprevistos y desavenencias.

Título de caja
Si se celebra un contrato laboral de forma verbal, es indispensable que se determine lo siguiente:

  • La índole del trabajo y el sitio en donde ha de realizarse.
  • La remuneración y la forma en que será hecha —fechas y demás—
  • La duración del contrato.

Entre otras, mencionamos  algunas desventajas  de los contratos verbales:

  • Puede dar pie a conflictos entre las partes implicadas.
  • Daños colaterales.
  • Se dan pie a diferentes interpretaciones.
  • Intranquilidad.
  • Se estimula el incumplimiento del convenio establecido.
  • Pérdida de tiempo y posible pérdida de dinero.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest