Teléfono: +34 871 95 10 67 - Dirección: Foners, número 7, Piso 3, Puerta 303 - 07006 Palma de Mallorca info@proquoabogados.com

Despido Objetivo: ¿Qué es? [Causas e Indemnización]

El despido objetivo es el que se genera por circunstancias consideradas aprobadas por la legislación vigente.

¿Sabías que pueden despedirte de tu trabajo por circunstancias objetivas?

 

¿Qué es el despido objetivo?

El despido objetivo ocurre cuando la empresa cesa el contrato laboral con el trabajador por razones que no son responsabilidad de ninguno de los dos.

Por lo general tiene que ver con  una mala situación económica. 

Esto está contenido en el artículo número 52 del Estatuto de los Trabajadores. En él se expresa detalladamente que esta situación se verá cuando la empresa tenga indicadores económicos negativos.

Estas pérdidas no solo se someten al funcionamiento actual sino también a lo que podría preverse para más adelante.

Se entiende entonces que estas condiciones  no están bajo responsabilidad ni de la empresa, ni mucho menos del trabajador o trabajadores en cuestión. 

Por lo tanto las leyes permiten o dan permiso que dicha empresa pueda extinguir el contrato de trabajo, con un abono o pago para el empleado afectado.

Dicho abono o pago se corresponde legalmente con  una indemnización de 20 días de salario por cada año de antigüedad en su puesto de trabajo. 

Claro, hay que dejar sentado que esto tiene un tope máximo legal equivalente a un año de salario. Es decir, jamás la cantidad que se le abonará al trabajador despedido, como indemnización por despido objetivo puede superar las 12 mensualidades.

 

Causas técnicas, organizativas o de producción

También son frecuentes el uso de causas técnicas, organizativas o de producción.

 Será suficiente que esos despidos objetivos se presenten como una oportunidad de mejorar la salud de la empresa,  para que sean permitidos legalmente.

Este elemento legal puede aplicarse para cualquier contrato laboral o de trabajo. Hay que mencionar también, que  el despido objetivo tampoco se debe a un mal  desempeño de dicho trabajador. 

Es decir, no es un despido de características sancionatorias, como mal comportamiento. Véase despido disciplinario.

Sin embargo, sí podría incluirse el incumplimiento de las clausulas laborales.

 

El procedimiento legal correcto para efectuar un despido objetivo se describe a continuación:

  1. La empresa tiene que notificarlo al trabajador afectado de forma escrita con 15 días de anticipación. Estos 15 días se computan desde la entrega de la misiva o comunicación al empleado, hasta el momento de la extinción de su relación laboral. En el argot legal se le conoce a este tiempo como el preaviso.
  2. También habrá que realizar el pago de la indemnización. Recordemos la indemnización de 20 días de salarios por cada año de trabajo, que no exceda 12 meses de ingresos. Esto se cancela al notificar el despido.

Así mismo hay que informar que el trabajador o trabajadora gozará de un derecho a una licencia especial de seis horas semanales durante el preaviso, sin disminución de su salario.

Lo anterior es con la finalidad que esta persona despedida pueda buscar otro puesto de trabajo en el mercado laboral.

 Toda empresa puede (si lo desea) sustituir el preaviso por una indemnización adicional.  Su monto será el equivalente a este lapso de tiempo.

¿Cuántos días tocan por despido objetivo?

Los días que tocan por despido objetivo son 20 días de salario por cada año trabajado (como ya se mencionó).

Además, en cuanto a los días de preaviso  por despido objetivo debemos decir que son 15 días.  (Desde que llega la comunicación hasta el cese definitivo).

Veamos ahora con un ejemplo, como se hace el cálculo de esos 20 días por año de indemnización:

 

Por ejemplo
Supóngase que Mónica ha trabajado en la empresa X durante 10 años. Su salario bruto mensual con pagas extras prorrateadas es de 1200 € mensuales.

A Mónica le toca dejar su empleo por despido objetivo.

Entonces; 10 años x 12 meses = 120 meses.

  • (120 x 20) / 12 = 200 días de indemnización.

Y al calcular su salario diario:

  • (1200 x 12) / 365 = 39,45 €/día

Entonces determinamos el ingreso que le corresponde:

  • 200 días x 39,45 € = 7.890 €

Vamos a comparar ese monto con el tope de 12 mensualidades:

  • 1200 € x 12 meses = 14.400 €

Así tenemos que la indemnización para Mónica es de 7.890 euros; mientras el tope es de 14.400 euros. Es decir, no lo supera.

También se puede calcular realizando la multiplicación del día de salario por los 20 días correspondientes anuales y después por los 10 años de servicio.

De esta forma:

39,45 € (Salario diario) X 20 (días por año) x 10 (cantidad de años de servicio) = 7.890 €.

¿Cuáles son las causas del despido objetivo?

 

Las causas del despido objetivo son cinco. Veamos a continuación:

Ineptitud del trabajador

Primera: Por ineptitud del trabajador.

Esto debe evidenciarse luego del lapso de prueba. Con anterioridad no es válida como causante de despido objetivo.

Falta de adaptación a los cambios técnicos

Segunda: Falta de adaptación a las modificaciones técnicas en el puesto de trabajo.

Para hacer esto valido, las modificaciones deben ser técnicamente entendibles para el trabajador y con una justificación apropiada.

Se debe disponer mínimo de dos meses de adaptación.

Amortización de puestos de trabajo

Fundamentado en causas económicas, técnicas, organizativas o de producción. No puede despedirse al 10% del personal (se convierte en despido colectivo).

Ausencias al trabajo injustificadas

Esto no puede incluir las inasistencias debidas a: huelgas, por accidentes de trabajo, licencias, vacaciones y maternidad. 

 

Contratos indefinidos por entidades sin ánimo de lucro

Quinta: En caso de contratos de duración indefinida concertado por entidades sin ánimo de lucro.

Ello por no suficiencia en la correspondiente consignación para mantener el cupo en el referido puesto de trabajo.

¿Qué diferencias hay con el despido procedente?

Las diferencias con el despido procedente son las siguientes:

  1. El despido objetivo obedece a una serie de cinco causales bien definidas en el Estatuto de los Trabajadores (ya las vimos líneas atrás).
  2. Mientras tanto el despido procedente se puede llevar a cabo por causales más variadas y diferentes.
  3. El despido objetivo se da para salvar la vida de la empresa.
  4. El despido procedente no esta tan conectado con la salud empresarial.
  5.  Las causas disciplinarias  son motivo suficiente para avanzar en un despido procedente. 
  6. Además, también se considera como despido procedente lo previsto para un despido colectivo.
  7. En general,  el despido procedente incluye al despido disciplinario , el objetivo y el procedente.

¿Qué diferencias hay con el despido improcedente?

Las diferencias con el despido improcedente son las siguientes:

  1. El despido objetivo es aquel que puede realizarse de manera legal, por causas determinadas en la ley (no responsabilidad de trabajador ni de la empresa).
  2. Por su parte el despido improcedente es aquel que se considera ilegal.
  3. El despido objetivo considera que tanto el trabajador como el empresario no son responsables de dicho acto (escapa de sus manos).
  4. El despido improcedente acusa al trabajador; y luego al no ser demostrado trae obligaciones para el empresario.

Estas son pues las diferencias básicas entre el despido objetivo y el despido improcedente.

¿Cómo sabemos si nos han despedido de forma objetiva?

 

Lo sabemos en el momento que recibimos la notificación por escrito donde se nos señala un despido por las causas antes mencionadas.

Es decir, la comunicación dirá que nuestro despido se ejecutará por que la empresa no puede seguir teniéndonos dentro de su plantilla.

Dicha comunicación afirmará que las razones no son responsabilidad del empresario ni de nosotros como trabajador. 

Por lo general, esta comunicación no dice que se trata de un despido objetivo. En su lugar se alega como causa más común “problemas económicos que impiden seguir manteniendo ese puesto de trabajo”.

También pueden señalarse otros argumentos como causas técnicas o productivas (siempre sin responsabilidad de la empresa o el trabajador).

Dicha notificación debe llegar  quince días antes del momento de la terminación de la relación laboral.  Es decir, esos quince días son un periodo de preaviso legal.

 

¿Cuándo acudir a un abogado laboralista?

Al recibir la comunicación del despido objetivo

Hay que acudir a un abogado laboralista en mismo momento de recibir la comunicación escrita donde se informa del despido objetivo.

Se tienen unos veinte días hábiles para el reclamo legal mediante una papeleta de conciliación.

Igualmente, es importante consultar un abogado laboralista si no se han disfrutado las vacaciones correspondientes por ley. 

No recibir la indemnización por despido objetivo

También es razón para consultar al abogado laboralista si la empresa no paga la indemnización por despido objetivo.

Calcular correctamente la indemnización

Caso similar ocurre con el interés de detectar si está mal calculada dicha indemnización.

En síntesis, es  vital acudir al abogado laboralista para que evalúe minuciosamente toda la documentación.  Así se conocerá si dicho intento de despido objetivo es procedente o improcedente.

En caso de que se constante que se ha cumplido con toda la reglamentación del caso, no quedará más que ajustarse a lo dispuesto por la ley.

Enviar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest