Teléfono: +34 871 95 10 67 - Dirección: Foners, número 7, Piso 3, Puerta 303 - 07006 Palma de Mallorca info@proquoabogados.com
Select Page

Delito Fiscal: [Concepto, Penas, Multas, Ejemplos] GUÍA 📠

Inicio » Delito » Fiscal
Puntos importantes sobre el delito fiscal
  • Un delito fiscal es aquel delito que de alguna forma defrauda al aparato económico del Estado.
  • El delito fiscal ocurre cuando una persona (sea física o jurídica) no realiza el pago de sus obligaciones para con la administración pública.
  • ]La información relacionada con el delito fiscal está incluida en el Código Penal y en la Ley General Tributaria.
  • Desde el artículo 305 hasta el 310 del Código Penal están incluidas las definiciones, características, especificaciones y las penas que son aplicables a este tipo de delitos.
  • Hay indicios de delito fiscal cuando se presume que una persona ha defraudado a la Hacienda Pública.
  • El sujeto activo del delito fiscal es aquel individuo o grupo de ellos que comete un fraude contra la administración pública.
  • Los sujetos pasivos del delito fiscal son la administración pública.
  • Las penas para los delitos fiscales pueden ser de prisión o multa. Dependiendo del montante defraudado.
  • Los delitos fiscales que podemos encontrar son: delito fiscal contra la Hacienda Pública, contra los presupuesto de la UE, delito fiscal por fraude contable.

¿Qué es un delito fiscal?

Un delito fiscal es cualquier fraude que se comete contra la Hacienda Pública.

Por las características del delito, este puede ser por acción u omisión.

 El Estado establece un sistema de tributos que deben pagar todos los ciudadanos  que habitan en su territorio y que llevan actividades económicas en ese ámbito.

El delito fiscal se produce cuando una persona (sea física o jurídica) no realiza el pago de sus obligaciones para con la administración pública.

También es delito fiscal cuando se modifican de manera fraudulenta documentos e información para lograr disminuir el importe de las obligaciones.

Otro caso de delito fiscal lo supone  cuando el individuo se beneficia de políticas de Estado para las cuales no cumple los requisitos. 

No se trata sólo de no realizar los tributos correspondientes. Sino cualquier acción que intente sacar provecho de los recursos del Estado de manera ilegal.

¿En qué derecho se regula el delito fiscal?

La información relacionada con el delito fiscal está incluida en el Código Penal y en la Ley General Tributaria.

En el título XIV se puede revisar la información concerniente a los delitos contra la Hacienda Pública.

Desde el artículo 305 hasta el 310 están incluidas las definiciones, características, especificaciones y las penas que son aplicables a este tipo de delitos.

Artículo 305 del Código Penal:

El delito contra la Hacienda Pública será castigado con la pena de prisión de dos a seis años y multa del doble al séxtuplo de la cuota defraudada cuando la defraudación se cometiere concurriendo alguna de las circunstancias siguientes:

  • Que la cuantía de la cuota defraudada exceda de seiscientos mil euros (600.000€).
  • Que la defraudación se haya cometido en el seno de una organización o de un grupo criminal.
  • Que la utilización de personas físicas o jurídicas o entes sin personalidad jurídica interpuestos, negocios o instrumentos fiduciarios o paraísos fiscales o territorios de nula tributación oculte o dificulte la determinación de la identidad del obligado tributario o del responsable del delito, la determinación de la cuantía defraudada o del patrimonio del obligado tributario o del responsable del delito.
  • A los supuestos descritos en el presente artículo les serán de aplicación todas las restantes previsiones contenidas en el artículo 305.

En estos casos, además de las penas señaladas, se impondrá al responsable la pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas y del derecho a gozar de los beneficios o incentivos fiscales o de la Seguridad Social durante el período de cuatro a ocho años.

Artículo 310 del Código Penal:

Será castigado con la pena de prisión de cinco a siete meses el que estando obligado por ley tributaria a llevar contabilidad mercantil, libros o registros fiscales:

  • Incumpla absolutamente dicha obligación en régimen de estimación directa de bases tributarias.
  • Lleve contabilidades distintas que, referidas a una misma actividad y ejercicio económico, oculten o simulen la verdadera situación de la empresa.
  • No hubiere anotado en los libros obligatorios negocios, actos, operaciones o, en general, transacciones económicas, o los hubiese anotado con cifras distintas a las verdaderas.
  • Hubiere practicado en los libros obligatorios anotaciones contables ficticias.
  • La consideración como delito de los supuestos de hecho, a que se refieren los párrafos c) y d) anteriores, requerirá que se hayan omitido las declaraciones tributarias o que las presentadas fueren reflejo de su falsa contabilidad y que la cuantía, en más o menos, de los cargos o abonos omitidos o falseados exceda, sin compensación aritmética entre ellos, de 240.000 euros por cada ejercicio económico.

¿Cuándo hay indicios de delito fiscal?

Hay indicios de delito fiscal cuando se presume que una persona ha defraudado a la Hacienda Pública.

El Código Penal establece que para que ocurra este delito no basta con que se cometa el fraude como tal, sino que deben cumplirse algunos requisitos.

En los artículos que lo regulan, se establecen las cantidades mínimas necesarias para que efectivamente se trate de un delito

Si el fraude es por cantidades que no exceden estos montos se trata de una infracción administrativa y no recibe pena de prisión como delito.

Entonces para que haya delito fiscal se requiere:

  1. Que se defraude a la Hacienda Pública.
  2. Que el fraude sea por un monto superior a 600.000 euros, según lo establecido por la legislación vigente.

¿Cuáles son los sujetos activos del delito fiscal?

El sujeto activo del delito fiscal es aquel individuo o grupo de ellos que comete un fraude contra Hacienda Pública o contra la Seguridad Social.

En cuanto a los sujetos activos de este delito, vale acotar que pueden ser tanto personas físicas como jurídicas.

Incluso se consideran como parte de los sujetos activos aquellos que se han aprovechado de sus conocimientos en la materia para modificar documentos. Por ejemplo, un contador público.

Sin embargo, también es posible que el delito vaya más allá y el sujeto activo sea un grupo de personas que formen una red o grupo criminal dedicada a este hecho.

¿Y los sujetos pasivos?

Los sujetos pasivos del delito fiscal son la Hacienda Pública o la Seguridad Social.

 En este tipo particular de delito es importante resaltar que los intereses lesionados son parte del Estado.

 El delito que se comete puede afectar el buen funcionamiento del Estado, por cuanto puede disminuir de manera significativa los ingresos de este.

¿Qué pena tiene un delito fiscal?

Las penas para los delitos fiscales pueden ser de prisión o multa.

 En el caso de la prisión, esta puede ir desde tres meses hasta seis años y la multa puede alcanzar una suma se hasta seis veces lo que se haya defraudado.

 Para establecer la pena por el delito fiscal se toman en cuenta algunos factores como:

    1. El sujeto activo del delito.
    2. El sujeto pasivo del delito.
    3. La cantidad involucrada en el delito.

Entonces, cuando se trata de un delito fiscal cometido contra la Hacienda Pública,  la pena puede ir desde uno a cinco años de prisión. 

Y acarrea una multa por el séxtuplo de la cantidad total del fraude.

En el caso de que este delito se cometa contra la Hacienda de la Unión Europa aplicará la misma pena ya mencionada.

Ahora bien, si la cantidad que ha sido defraudada es menor, la pena impuesta será de prisión de entre tres meses y un año. 

Y la multa será por una suma de tres veces la cantidad defraudada.

Cuando la entidad defraudada es la Seguridad Social las penas serán de prisión de entre uno a cinco años y la multa podrá ser del séxtuplo de la cantidad mencionada.

Si la conducta fraudulenta  está orientada a obtener beneficios de la Seguridad Social que no le corresponden al individuo la pena es diferente. 

En este caso la pena será de prisión por un lapso comprendido entre seis meses y tres años.

Además, es posible que aunado a las penas mencionadas, quien comete fraude pierda el derecho a recibir ciertos beneficios otorgados por este ente.

Esta pérdida de esos derechos  puede alcanzar una duración máxima de 6 años dependiendo de la gravedad del caso. 

También serán castigados con prisión de cinco a siete meses aquellas personas que no cumplan las obligaciones establecidas por la Ley Tributaria.

Entonces los delitos fiscales recibirán una pena compuesta de prisión , que puede alcanzar varios años y una multa que compense lo que ha sido defraudado. 

¿Qué tipos de delitos fiscales existen?

Los delitos fiscales pueden ser: contra Hacienda Pública, contra los presupuestos de la UE, contra la Seguridad Social y los delitos contables.

Cada uno de estos tipos tiene unas condiciones especificas que lo configuran y una pena implícita particular.

Delito fiscal contra Hacienda Pública

En este caso se trata de eludir el pago de tributos por diversos conceptos.

Esto provoca que quien comete el delito obtenga beneficio de manera fraudulenta.

En primera instancia, la Hacienda Pública defraudada puede ser: estatal, autónoma, local o foral.

La pena, como se vio en el apartado anterior, puede alcanzar hasta los cinco años de prisión y una multa del séxtuplo de lo defraudado.

Pero si el fraude es contra la Hacienda Pública de la Unión Europea, la pena será la misma, salvo que la cantidad mínima defraudada es de 100.000 euros.

Una de las agravantes que toma en cuenta este delito es que la cantidad defraudada exceda los 600.000 euros.

También es un agravante  si el delito es cometido por una organización criminal. 

Y por último, si se ha hecho uso de artilugios para dificultar la identificación de quien comete el fraude.

Delito Fiscal contra los presupuestos de la Unión Europea

Quien defrauda los presupuestos de la Unión Europea también está cometiendo  delito fiscal.

En este caso cuando la cantidad excede los 50.000 euros, la pena de prisión puede llegar hasta los cinco años.

Y se impone una multa  de hasta un séxtuplo de la cantidad defraudada.

Si la cantidad es inferior a la cifra ya enunciada entonces la pena máxima será prisión por 1 año.

Delitos contra la Seguridad Social

En este caso se trabaja con quien elude el pago de las cuotas correspondientes a la Seguridad Social o cuando se utilizan beneficios sin haber ganado el derecho.

Para que se configure este delito, la cantidad de las cuotas defraudadas debe exceder los 50.000 euros.

La pena de prisión puede extenderse desde uno a cinco años dependiendo de las condiciones que estén implicadas en cada caso particular.

La pena se incrementará hasta llegar a seis años de prisión si se comprueba que existen agravantes.

El segundo supuesto de delito fiscal aplica cuando hay beneficios o subvenciones obtenidos de manera fraudulenta que ascienden a 100.000 euros. 

La pena en este caso es similar a la que se establece para el caso anterior.

Delitos contables

Se establece cuando no se llevan los registros exigidos por la Ley, se modifican para sacar beneficios fraudulentos o no se anota la totalidad de la información requerida.

 Las leyes tributarias establecen la necesidad y la obligación de llevar un registro detallado de la actividad mercantil.

Partiendo de estos registros se realiza el cálculo de las obligaciones tributarias que los sujetos deben satisfacer.

La pena en este caso será prisión de 5 a 7 cinco a siete meses y  se determinará la multa de acuerdo a las condiciones propias de cada caso. 

Es importante acotar que cuando se comete este tipo de delitos se puede perder el derecho a gozar de los beneficios de la Seguridad Social de manera temporal.

La mejor forma de actuar ante las obligaciones que existen con el Estado es cumpliéndolas sin retraso.

 

Pin It on Pinterest