Teléfono: +34 871 95 10 67 - Dirección: Foners, número 7, Piso 3, Puerta 303 - 07006 Palma de Mallorca info@proquoabogados.com

Los Reglamentos: [Concepto, Tipos, Ejemplos y Diferencias con una Ley]

¿Qué es un reglamento?

Un reglamento es un compendio de normativas de tipo jurídico que deben ser atendidas y cumplidas.

La finalidad de utilizar este documento es reglar de forma apropiada determinadas actividades.

Esto quiere decir que todos los que se guíen por el reglamento deberán aplicar los mismos parámetros. Esto evitará que existan inconvenientes en el funcionamiento normal del sistema.

¿Cuáles son los reglamentos ejecutivos?

Los reglamentos ejecutivos son los que complementan o informan la forma de aplicación que tendrá determinada Ley.

Lo que significa que especifican con detalle las disposiciones tratadas a nivel macro dentro de la legislación del caso.

Como es lógico, tanto la Ley como su reglamento ejecutivo deben tener similitud en la información presentada y seguir un mismo hilo de trabajo.

Por ejemplo:
Si la Ley plantea, por ejemplo, que al beneficio de vacaciones se puede acceder después de un año ininterrumpido de trabajo, el reglamento no debería especificar que estas vacaciones se tomarán diez años después de la fecha de ingreso.

¿Y los reglamentos administrativos?

Los reglamentos administrativos son documentos que la Administración Pública plantea a fin de organizarse de forma interna.

Su utilización parte de la necesidad de establecer un camino correcto de trabajo, sobre todo en lo referente a los ministerios.

La diferencia con el reglamento ejecutivo se evidencia en que el ejecutivo es de cumplimiento para todos los ciudadanos.

Mientras tanto, los reglamentos administrativos solo serán trabajados por quienes se vean directamente involucrados en ellos.

Por ejemplo:
Por ejemplo, si existe un reglamento creado en el Ministerio de Justicia para trabajar los nombramientos de jueces, este no será de dominio público.

Por ende, solo hará falta que lo conozcan y sigan quienes se ven involucrados en ese proceso de trabajo.

¿Qué diferencia hay entre Ley y reglamento?

La Ley es un conjunto de reglas que son aplicadas a la sociedad en general por parte del gobierno.

Su incumplimiento acarrea sanciones que pueden llegar a ser bastante comprometedoras, según el nivel.

Ahora bien,  la principal diferencia que existe entre la Ley y el reglamento es su fuente de origen. 

La Ley es discutida y aprobada por el Poder Legislativo, mientras que los reglamentos son controlados por el Poder Ejecutivo.

Cuando se aprueba una Ley, a esta se le otorga la fuerza jurídica propia, mientras que en el caso de los reglamentos estos son de carácter sub-legal.

A nivel jurídico,  la Ley está por encima de los reglamentos,  ya que se desprende de la Constitución, mientras que los reglamentos se desprenden de las leyes.

Para crear una Ley o modificarla, generalmente se sigue un proceso extenso y complicado. Por su parte, los reglamentos se pueden modificar con mucha facilidad.

Las Leyes tienen carácter nacionalista, mientras que los reglamentos están sectorizados según su lugar de aplicación.

¿Cómo se aprueban los reglamentos?

La aprobación de los reglamentos se realizará en función a la potestad conferida a quien dirige el lugar de aplicación.

Si es una empresa, por ejemplo, serán aprobados por quienes sean designados para tal fin, sea el presidente, la junta de accionistas, etc.

Cuando se trata de algo administrativo, como en el caso de un Ministerio, podría aprobarlo el Ministro.

Importante:
Sin embargo, hay que considerar que no se puede aprobar un reglamento que vaya en contra a lo estipulado por las Leyes de la Nación.

¿Qué tipos de reglamentos hay?

Los tipos de reglamentos se establecen a fin de facilitar la forma en cómo son presentados ante la sociedad.

De esta manera se evidencia que pueden existir tipos muy distintos, como los vistos más arriba que se definieron como ejecutivos y administrativos.

Sin embargo, en este apartado nos enfocaremos a trabajar otros tipos.

Reglamentos de Leyes Orgánicas

Al ser las Leyes Orgánicas las hijas directas de la Constitución Española, es lógico que sus reglamentos sean los más trabajados.

Además de eso, cuando se plantean frente a otro tipo de reglamentos, estos tienen una connotación legal mucho más alta.

Estos son de aplicación nacional y establecen pautas más específicas para trabajar las normas que aparecen en las leyes.

Reglamento de Leyes Ordinarias

En este caso se establecen las normas que deben seguir los usuarios para participar de los procesos o actividades de determinado sitio web.

La intención es que se establezcan con exactitud los procedimientos y se eviten subjetividades en torno a su aplicación.

Reglamentos internos de organizaciones empresariales y educativas

Se trata de las normas que se generan para regular procedimientos y la sana convivencia entre los miembros de una comunidad cerrada.

Aquí se hace referencia a las empresas y las instituciones educativas. En general no se refiere a un solo reglamento sino que cada institución o empresa puede tener tantos como les sea conveniente.

Por ejemplo:
Por ejemplo, una empresa puede tener un reglamento para el proceso de compras, para los trabajadores, para temas contables, entre otros.

Del mismo modo, una institución educativa puede tener reglamentos asociados al uso del uniforme, las actividades extracurriculares o los procesos de evaluación.

Reglamentos para internet

En este caso se establecen las normas que deben seguir los usuarios para participar de los procesos o actividades de determinado sitio web.

Estas son generadas, en la mayoría de los casos, por los propios sitios a  través de un apartado conocido como Términos y Política de Privacidad

Y, para que un usuario haga uso de ese sitio, deberá aceptar esas políticas de condiciones.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest