Teléfono: +34 871 95 10 67 - Dirección: Foners, número 7, Piso 3, Puerta 303 - 07006 Palma de Mallorca info@proquoabogados.com

Los autónomos generalmente son personas físicas que están de alta como empresarios en los censos de Hacienda. No podemos considerarles entes jurídicos como las sociedades limitadas. Dependiendo del tipo de actividad que realicen estarán dados de alta en un epígrafe de IAE u otro y tendrán una serie de obligaciones tributarias. Pero no hay que olvidar que un autónomo que tributa por el régimen de estimación directa también tiene una serie de obligaciones contables.

Los autónomos en estimación directa, en cualquiera de sus modalidades, estarán obligados a llevar los siguientes libros registros:

  1. Libro registro de ingresos.
  2. Libro registro de gastos.
  3. Libro registro de bienes de inversión.
  4. Libro registro de provisiones de fondos y suplidos.

El libro registro de ingresos

Este documento contable es relativamente sencillo de hacer dependiendo del volumen que tenga el empresario. En una hoja excel, se trata de utilizar una serie de columnas e ir poniendo en cada una de ellas todos los conceptos necesarios:

  • Fecha de la factura.
  • Número de registro contable utilizado.
  • Número de factura.
  • Nombre del cliente.
  • NIF del cliente.
  • Base imponible.
  • IVA
  • Tipo de IVA aplicado.
  • Total de factura.

El libro registro de gastos

Al igual que el anterior, se trata de registrar en columnas, según la factura de gasto que le llega al empresario, todos los datos que toquen:

  • Fecha de la factura.
  • Número de registro contable utilizado.
  • Número de factura.
  • Nombre del proveedor/acreedor.
  • NIF del proveedor/acreedor.
  • Base imponible.
  • IVA
  • Tipo de IVA aplicado.
  • Total de factura.

El libro registro de bienes de inversión

En este caso tenemos que tener en cuenta y entender el concepto de amortización. Un bien de inversión a efectos de renta se considera de manera general cuyo valor de adquisición (compra) supera los 600€. Existen variantes y excepciones, pero esta es la regla general. Cuando compramos algo que por unidad, supere dicha cantidad, y no se pretenda comercializar, tendremos que periodificar el gasto utilizando un concepto llamado amortización. Dicho libro registro de bienes de inversión registrará todos estos bienes. Utilizando los mismos datos mencionados anteriormente. La única diferencia con el apartado anterior es que en este caso son bienes que se esta amortizando y se consideran de inversión para el empresario. También deberemos añadir la cuota amortizada que llevamos en el ejercicio en curso.

Libro registro de provisiones de fondos y suplidos

Finalmente, este libro lo utilizarán generalmente profesionales como puedan ser: abogados, ingenieros, arquitectos, economistas…

Estos profesionales, generalmente piden a sus respectivos clientes un adelanto por los servicios que van a prestar. Dicho adelanto se llama provisión de fondos y se descontará en la factura una vez se haya emitido. Por otro lado, también está los suplidos. Los suplidos son pagos que realiza el profesional en nombre del cliente y que luego éste último le debe abonar. Por ejemplo, si un ingeniero realiza algún trámite en la Conselleria y dicho trámite tiene asociados una serie de tasas y tributos, el ingeniero pagará estas tasas y luego se las cargará al cliente.

El libro registro de provisiones de fondos y suplidos registrará todos estos datos.

No obstante, los contribuyentes que lleven la contabilidad según lo previsto en el Código de Comercio, no estarán obligados a llevar estos libros registros.

Pin It on Pinterest