Teléfono: +34 871 95 10 67 - Dirección: Foners, número 7, Piso 3, Puerta 303 - 07006 Palma de Mallorca info@proquoabogados.com

Fondos de Inversión: ¿Qué son? ¿Cómo funcionan? ¿Qué tipos hay?

 

 Los fondos de inversión  los constituyen patrimonios sin personalidad jurídica formados por las aportaciones de un colectivo de inversores, cuya política de inversión está dirigida por una SGIIC.

Una SGIIC es una sociedad gestora cuya principal actividad es la administración y gestión de un fondo de inversión. Podríamos decir que los fondos de inversión están formados por aportaciones de capital de particulares u otras empresas y cuya política de inversión del capital aportado está dirigida por una sociedad gestora.

 

¿Qué es un Fondo de Inversión?

El patrimonio de los fondos de inversión se integrará por las aportaciones que efectúen los partícipes (inversores), quienes no responderán por las deudas del fondo, sino sólo hasta el límite de lo que hubieran aportado.

Por lo tanto, la estructura de los fondos de inversión es similar a la de las sociedades en cuanto a que los inversores (podrían asemejar a los socios de una empresa) no responden de las deudas del fondo solidariamente, sino con el límite del capital aportado.

El valor del fondo de inversión se calcula dividiendo el patrimonio por el número de participaciones de los inversores. La entrada de nuevos partícipes no aumenta el valor del fondo de inversión.

La rentabilidad de un fondo de inversión se  calcula teniendo en cuenta los valores liquidativos de sus participaciones en el momento inicial y en el momento final.  Dicha rentabilidad puede ser positiva y negativa según la gestión y distribución del patrimonio que haya realizado la entidad gestora.

 

Otro partícipe importante en los fondos de inversión son las entidades depositarias, cuya principal función es la de custodiar el patrimonio del fondo de inversión (valores y efectivo) y asumir ciertas funciones de control sobre la sociedad gestora.

Puede ser cualquier Caja de Ahorros, Banco, Sociedad, Agencia de Valores o Cooperativa de Crédito, sin embargo, el hecho fundamental es que debe estar inscrita y controlada por la Comisión Nacional de Mercado de Valores (CNMV).

Por lo tanto una entidad depositaria que no tenga el visto bueno de la CNMV no garantiza el control e inspección sobre la sociedad gestora del fondo de inversión de forma correcta y transparente.

Los fondos de inversión pueden aumentar o reducir su patrimonio por dos razones. Una de ellas es que se trata de entidades abiertas, por lo que cualquier inversor puede entrar o salir del fondo según su conveniencia.

Así pues, el patrimonio del fondo se puede ver variado debido a las variaciones que tienen los activos en los que ha invertido por causa operativa en el mercado, como las acciones de empresas, la compra de deuda pública, los cambios en los tipos de interés, etc.

En cuanto a la fiscalidad, los fondos de inversión tienen una ventaja fiscal que favorece su uso en gran medida e incentiva el interés general de los inversores por su utilización, y es que las plusvalías obtenidas no tributan hasta que no se ha efectuado realmente el rembolso del partícipe, es decir, el inversor no ha sacado el capital invertido.

La clasificación de los fondos de inversión se puede realizar atendiendo a diferentes criterios de selección.

Una primera forma de catalogarlos sería en función de cómo reciba el inversor las rentas del fondo:
  1. Fondos de renta: el fondo de inversión distribuye periódicamente los beneficios de su cuenta de resultados en forma de dividendos.
  2. Fondos de capitalización: el fondo de inversión acumula sistemáticamente los rendimientos, reinvirtiendo todos los ingresos en el patrimonio del fondo. Como hemos comentado anteriormente, este tipo es muy utilizado en España debido a la enorme ventaja fiscal que se ofrece.

 

Por otro lado, los fondos de inversión se caracterizan según los productos financieros en los que invierten, de tal forma que pueden ser de mayor riesgo o menor. Un fondo que tenga su patrimonio mayormente en forma de renta fija será un fondo de inversión de bajo riesgo y baja rentabilidad.

Sin embargo, otro fondo de inversión que invierta mucho más en acciones y futuros o derivados tendrá posibilidades de obtener rentabilidades mucho mayores, con un riesgo mucho mayor. Por lo que depende del inversor elegir lo que realmente quiere, que su capital sea rentabilizado al máximo con gran riesgo, o tener una plusvalía más baja pero segura.

A la hora de valorar distintos fondos de inversión el inversor debe tener en cuenta la volatilidad y la duración del fondo. Con la volatilidad el inversor sabrá si el fondo de inversión ha experimentado cambios bruscos a lo largo del tiempo o por el contrario se ha mantenido estable.

Cuanto más haya fluctuado, mayor riesgo tendrá. Por otro lado, la duración (o plazo medio de vencimiento) es un concepto más utilizado en renta fija y dependerá de la evolución de los tipos de interés.

Así pues, a menor duración de la cartera de renta fija del fondo, menor sensibilidad a los cambios en los tipos de interés y por tanto menor riesgo.

¿Cómo se benefician los fondos de inversión?

La SGIIC responsable del fondo de inversión cobrará una comisión por los servicios de administración y gestión. El prestigio del fondo de inversión y por tanto el ingreso de mayor capital en él, vendrá determinado por la rentabilidad que haya podido obtener la sociedad gestora.

Por lo que a la SGIIC le interesará maximizar las inversiones realizadas para que en el futuro tenga mayor demanda en gestión de fondos y pueda cobrar comisiones más elevadas.

 

Tipos de Fondos de Inversión

El riesgo de los fondos de inversión también dependerá de otros muchos factores, como por ejemplo si se invierte en divisas y en qué tipo de divisas, según los mercados en los que opere (si están regulados o no lo están), si su cartera está formada en gran parte por derivados, etc.

Tipos
  1. FIAMM (Fondos de inversión en activos del mercado monetario): los FIAMM invierten en activos financieros del mercado monetario a corto plazo, tales como letras del Tesoro, bonos del Estado  y pagarés de empresa. Por tanto la mayor parte de la inversión de los FIAMM debe estar formada por renta fija y además debe gozar de elevada liquidez. Este tipo de fondos dependerán mucho de la evolución de los tipos de interés.
  2. FIM (Fondos de inversión mobiliaria): los FIM invierten, sin limitación de vencimiento, en cualquier tipo de valores o activos financieros de renta fija pública o privada, renta variable, a corto o largo plazo. En general son fondos que invierten en activos a largo plazo. Por lo tanto, los FIM tiene mayor riesgo que los FIAMM por la inversión en renta variable que puedan tener en su cartera y porque tienen mayor libertad en la utilización de instrumentos. Este mayor riesgo quizá se compensa un poco porque en su mayoría suelen ser inversiones a largo plazo.
  3. Fondtesoros: son fondos de inversión constituidos en régimen de capitalización, cuyo patrimonio hasta el momento actual, tenía que estar invertido en un porcentaje muy elevado (95%) en valores del Tesoro público. Sin embargo, actualmente el Tesoro ha decidido ampliar las posibilidades de inversión de los Fondtesoros, permitiéndoles destinar ciertos recursos hacia la financiación empresarial, como pueda ser renta variable, instrumentos derivados, inversión en PYMES, etc.
  4. Fondos de inversión garantizados: estos fondos pueden ser de renta fija o variable. Los de renta fija ofrecen una rentabilidad mínima asegurada a través de un contrato de garantía que se realiza entre el partícipe y una entidad garante (una entidad que garantiza dicho cumplimiento). Por otro lado, los fondos garantizados de renta variable, además de garantizar el patrimonio, ofrecen un porcentaje de revalorización media sobre algún índice bursátil nacional o internacional.
  5. Hedge Funds: fondos de inversión libres cuya principal característica es el alto grado de riesgo que tienen. Utilizan instrumentos financieros no permitidos para los fondos tradicionales: como inversiones «short-selling» à  apuesta a futuras bajadas de precios de acciones. Están sometidos a una muy reducida regulación. Esto hace que las actividades realizadas sean de alto riesgo como los CDS o con Activos muy volátiles. Muy utilizados en los últimos años en EEUU y uno de los principales causantes de la «crisis subprime».

 

La evolución del patrimonio de los fondos de inversión en España ha sido uno de los fenómenos más importantes en la evolución del sistema financiero desde 1990. En pocos años se han situado como el producto más utilizado en la gestión de los ahorros del pequeño inversor.

Dentro de los fondos de inversión, su mayor o menor uso ha venido determinado por el período económico en concreto.

Un ejemplo claro aparece en 1996, donde los buenos resultados bursátiles conllevan a una mayor inversión en fondos basados en renta variable. Al igual que en otros períodos con altos tipos de interés, los inversores se han decantado más por fondos de renta fija, lógicamente.

Dentro de los fondos de inversión a nivel mundial, España está situada en una buena posición comparativamente. El primer país en lo relacionado con los fondos de inversión es Estados Unidos, el cual gestiona más de la mitad del volumen de todo el mundo.

La principal diferencia es que en España estos últimos años se ha decantado mucho más por la inversión en renta fija y en inmuebles (vivienda) en comparación a otros países también muy representativos a nivel mundial. Por ejemplo, a diferencia de España, países como Estados Unidos y Suiza tienen más de la mitad del capital gestionado en renta variable.

En cuanto a la información que debe recibir el inversor, debe recibir gratuitamente el informe semestral y anual. Además, si lo solicita también se le debe enviar un informe trimestral. Estos informes deben incluir la composición de la cartera del fondo, la evolución de su rentabilidad, las comisiones que ha aplicado el propio fondo y la composición del patrimonio final en el período.

Importante: Desde Pro Quo Abogados recomendamos asesorarse muy bien a la hora de invertir nuestros ahorros en un fondo de inversión. La razón es que aunque hay fondos que consiguen una rentabilidad positiva y batir al mercado, son muy pocos.

Pin It on Pinterest