Teléfono: +34 871 95 10 67 - Dirección: Foners, número 7, Piso 3, Puerta 303 - 07006 Palma de Mallorca info@proquoabogados.com
  • Lo primero es la empresa. Lo segundo, mi familia y mi vida personal. No lo voy a reconocer, pero así lo siento.
  • El dinero y los ascensos por delante de todo. Da igual mis compañeros.
  • Salgo siempre a la hora. Ni un minuto más. ¿Mis responsabilidades? Bueno, ya se arreglarán.
  • No me pagan por pensar.
  • No me pagan por asumir responsabilidades.
  • No me pagan por tener iniciativa.
  • No me pagan por ser diferente.
  • Lo primero es mi sueldo. Da igual lo qué haga y cómo lo haga.
  • La evolución de la empresa no me preocupa mientras yo cobre mi sueldo.
  • No me importan los objetivos que tenga la empresa. No voy con ello. Hago mi trabajo y punto.
  • Cuando salgo por la puerta, me olvido de todo.
  • ¿Responsabilidades? Las mínimas. No, gracias.
  • El que calla y obedece, no se equivoca.
  • Nunca fallo.
  • Me gusta ser un robot.
  • Soy imprescindible. Nadie trabaja como yo.
  • Hago más horas para que mi jefe vea que me quedo más tiempo. Pero realmente no son muy productivas.
  • Relleno el tiempo hasta la hora.
  • Riesgos, los mínimos.
  • No necesito formarme. Ni leer. Ni pensar. Basta con hacer mi trabajo.
  • Me quejo y no me gusta mi trabajo. Pero no busco soluciones.

 

Pin It on Pinterest